Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: LINDA D'AMBROSIO
21/04/2017
CALLAR. ESCUCHAR.CONTEMPLAR

C

allar. Escuchar. Contemplar, casi con vergüenza, desde mi cómoda posición de seguridad, cómo la gente sale a arriesgar su vida en las calles de un país donde ni siquiera hay medicamentos para tratarlos. Ello me inspira un profundo respeto, y me da también la medida del nivel de desesperación que los embarga.


El Cristo de las Multitudes, en Mérida, Venezuela

19 de abril. Hasta Emparan tuvo más dignidad cuando ante el rechazo de la gente respondió aquello de “pues yo tampoco quiero mando” y se retiró. ¿Aferrarse al poder para qué? Ya no vale el argumento de defender la revolución, que era tanto como decir que había que proteger a los más débiles, como si se tratara de menores que precisaran un albacea. Solo la ambición y el personalismo explican la necesidad de doblegar una muchedumbre que les puede decir más alto, pero no más claro, que demandan un cambio.

No es una masa anónima. Escucho los testimonios concretos de personas con nombre y apellido: mis vecinos, mis contactos, hermanos venezolanos. En el suelo, un niño de 19 años, como el más pequeños de mis hijos. ¿Hubiera sido él, si hubiéramos estado allí? Una bomba lacrimógena impacta contra el brazo de un joven, cuya madre conozco, y le fractura el cúbito. 


La insigne obra del escultor Manuel de la Fuente

Un amigo marcha solo, arrastrando dolorosamente una lesión crónica en la rodilla. Circula un video en el que la Guardia carga contra el equipo de redacción de cierto medio impreso y, más que las imágenes, impresionan los sollozos y la consternación de las personas que están grabando el suceso.

De todos, quizá por quien lo escribe, me deja sumida en una terrible sensación de desamparo la narración de uno de mis amigos, psicólogo: “En la casa de uno de mis pacientes, un menor con discapacidad, acaba de caer una bomba lacrimógena... dentro de una urbanización privada en Cabudare...

El niño, inocentemente, me llama, solo para saber si me puedo comunicar con su Alcalde JOSE BARRERAS, ya que él debe ser "amigo mío, pues es psicólogo", informándome a la vez que a su papa se lo quieren llevar y la GNB... le está tumbando la puerta de la casa, que llame a la policía para "que lo defienda de los militares"... Es en este momento de impotencia que mis principios tejen una trampa en mi mente... y solo queda Dios para refugiarme y pedir que esta maldad dictatorial acabe"

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso