Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: LINDA D'AMBROSIO
13/11/2017
MAURA ABRAHAM: LA MIRADA DEL AMOR

E

stamos de plácemes: el próximo fin de semana una margariteña, la doctora Maura Abraham, viajará a Panamá. Allí, la Confederación Internacional de la Salud ofrece una cena de gala para entregar el premio que otorga anualmente a las prácticas y programas que contribuyen a mejorar la relación médico-paciente, y nuestra compatriota ha sido nominada para recibir la presea en el área de Excelencia Médica.

El premio, según reza textualmente la carta mediante la cual se extiende invitación a la doctora Abraham, busca “promocionar dignos modelos de ser imitados y profesionales de la salud comprometidos por brindar una óptima calidad en atención al trato médico-paciente”.


La célebre oftalmóloga Maura Abraham

En el caso de Maura, esta nominación constituye un reconocimiento no solo a una carrera signada por una práctica efectiva y unos excelentes resultados académicos, sino también a la labor desarrollada altruistamente durante años en pro de la salud de muchos.

Maura es médico oftalmólogo, especialista en retina-vítreo y en ultrasonido ocular. Pero, en particular, se ha centrado en la retinopatía del prematuro, una patología que sobreviene en los ojos de algunos bebés cuando los vasos sanguíneos de la retina no están completamente desarrollados.

Los más susceptibles de verse afectados son aquellos cuyo peso al nacer está por debajo de los 1.500 gramos, los nacidos antes de las 32 semanas de embarazo o los que se han visto expuestos a altas concentraciones de oxígeno en la incubadora por períodos prolongados; lo que los vasos sanguíneos de la retina “interpretan” como una señal de que no hay que seguir madurando.

Cuando la irrigación de la retina tiene lugar a través de una red de vasos pobres y de mala calidad, suelen producirse pequeñas hemorragias, con lo cual la retina, aún inmadura, se pliega sobre sí misma, causando un desprendimiento que puede llevar al bebe a la ceguera.

Lo ideal es evitar que el parto tenga lugar antes de tiempo pero, cuando esto ocurre, es necesario que un especialista en retina supervise el desarrollo del recién nacido. Para proporcionar estos cuidados a los niños que estaban en riesgo de sufrir alguna retinopatía, Maura creó en el estado Nueva Esparta el programa Visión y Esperanza, en el que a lo largo de 7 años se revisaron más de 1.500 niños de forma gratuita, algunos cada semana por más de 3 meses. De ellos, 125 requirieron algún tipo de tratamiento para lograr el control de la retinopatía de la prematuridad y así garantizar una agudeza visual útil.

El programa se desarrollaba desde el Hospital Luis Ortega, en Porlamar, en donde está la terapia intensiva neonatal de la isla. Allí, Maura brindaba gratuitamente sus servicios, aportando a veces los recursos de su propia clínica privada para poder atender adecuadamente todos los casos. También coordinaba lo necesario para que fueran atendidos en Caracas, Maracaibo o Barquisimeto cuando en Margarita no era posible ofrecer el tratamiento preciso debido a la ausencia de equipos especializados.

Hoy en día Maura se encuentra en Estados Unidos. No es su primera experiencia internacional, puesto que ya había trabajado en diversos lugares de Centroamérica, siempre con un matiz solidario. Estamos seguros de que, a donde quiera que vaya, seguirá dejando la huella de su calidad humana en un ejercicio profesional respaldado por una sólida formación y por la vocación que desde muy temprano se manifestó en ella.

No quiero concluir estas líneas sin reseñar un detalle. Como estamos en orillas diferentes del Atlántico, nuestros primeros intercambios tuvieron lugar a través de WhatsApp. Marijó Pérez Lezama me había hablado de ella y quise conocerla. Me llamó la atención que la imagen de su perfil era la de un perrito, una mota de algodón blanca y esponjosa. Cuando se lo comenté me dijo: “¡Es Ozzy René! Un rescatado de la fundación que apoyo con oftalmología veterinaria. El tuvo problemas en sus ojos por que los abrieron antes de tiempo para venderlos como Poodles Mini Toy. Al ver que estaba mal lo llevaron para dormirlo y yo lo adopté. ¡Se han salvado sus ojitos! ¡Ya lleva 5 cirugías! ¡Pero ve!”.

Creo que no hay que dar mayores explicaciones: esta anécdota refleja el enorme corazón de Maura Abraham y la pasión que le inspira lo que hace, irradiando bondad sin distinciones.Me gustaría darle la enhorabuena por este reconocimiento al que ha sido nominada, pero creo que más bien somos nosotros los que debemos congratularnos por tenerla. ¡Salud¡

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Florencia 14/11/2017
  Merecido reconocimiento por su loable labor apoyando jumanos y animalitos es un ser d luz sencilla noble muy profesional y servicial y a Uds los felicito por saber elegir a quien de verdad dan todo de si por fa calidad de vida a los seres vivos