Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: LINDA D'AMBROSIO
07/05/2018
MÁS SOBRE LA EMIGRACIÓN

L

os venezolanos están expuestos a los mismos sinsabores por los que atraviesa cualquier otro emigrado: es preciso efectuar aprendizajes para adaptarse. Hay que construir redes, lazos de apoyo recíproco con otras personas, y todo esto en momentos de gran vulnerabilidad emocional por la incertidumbre que genera el hecho de no saber si se conseguirá sobrevivir en otro contexto.

Yo llegué a España en 1999, cuando aún eran pocos los venezolanos que vivían en el país. La cosa era a la inversa: Venezuela era el país del mundo que mayor número de españoles había tenido después de la propia España. La telenovela Cristal e Isla Margarita eran las referencias que acudían a la mente de los españoles cuando se mencionaba nuestro país.

Después de todo ¿quién no había tenido una tía en Caracas? Éramos recibidos con afecto y gratitud, y pervivía la conciencia de que los dineros indianos habían paliado en buena medida las estrecheces de la postguerra.

Conocer a otros venezolanos no era frecuente. Ahora, es casi inevitable tropezarse cotidianamente con alguno: la emigración se perfila como la oportunidad de sobrevivir, de seguir creciendo, y de apoyar a los que permanecen en Venezuela.

Los venezolanos están expuestos a los mismos sinsabores por los que atraviesa cualquier otro emigrado: es preciso efectuar aprendizajes para adaptarse. Hay que construir redes, lazos de apoyo recíproco con otras personas, y todo esto en momentos de gran vulnerabilidad emocional por la incertidumbre que genera el hecho de no saber si se conseguirá sobrevivir en otro contexto.

Hay que emerger, y en soledad: encontrar trabajo, encontrar vivienda, familiarizarse con el mercado, aprender a movilizarse, a comunicarse... Es preciso generar ingresos no solo para subvenir a nuestras propias necesidades, sino también a las necesidades de los que se quedaron… La presión psicológica es terrible, pues aunque quisieras parar no podrías, por aquellos que dependen de ti. No te puedes dar el lujo de fracasar, porque si te hundes tú, se hunden todos.

Según Acnur, entre enero y julio de 2017 se efectuaron cerca de 50.000 solicitudes de asilo. Cuando comenzó a incrementarse la migración, particularmente hacia ciertos destinos, algunos países intentaron poner freno a ese flujo que evidentemente iba a redundar en un aumento de población y a impactar en la adecuada atención a los ciudadanos. Esto no es necesariamente así: el inmigrante que labora legalmente paga impuestos, consume productos, alquila pisos… 

Cuando emprende por cuenta propia, genera empleo. Si son profesionales pasan a convertirse en un recurso humano cuya formación, totalmente aprovechable, no le ha costado un centavo al país de llegada. Es lo que se conoce como brain gain. Eso lo tienen muy claro los estadounidenses, que otorgan la visa de talentos especiales a los inmigrantes que demuestren merecerlo. Pero aquellos que simplemente cruzan la frontera, sin recursos económicos, sin la necesaria educación, están totalmente desprotegidos y en riesgo inminente de pasar a engrosar el número de indigentes en sus puntos de destino.

Una de las consecuencias más tristes en la emigración es la disgregación de familias. Y, evidentemente, sí: se han perdido recursos humanos necesarios. El caso de los educadores es uno de los más patentes.


El autor venezolano aludido en este ensayo

Sin embargo, tal y como señala Tomás Páez, la emigración también generará beneficios, más allá de las remesas de dinero y medicinas. Supone introducir en otros países profesionales que pueden establecer alianzas como representantes del nuestro país, que se beneficia pese a haber efectuado una inversión mínima, ya que el emigrante se mantiene con dinero que él mismo genera trabajando, y crece a partir de recursos que provee la nación a la que llega. Todo ello ilustra la noción de codesarrollo.

Aun cuando la migración implica un notable esfuerzo para adaptarse, puede suponer un crecimiento personal, y tiene un favorable impacto económico tanto en los lugares de partida como en los de llegada.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso