Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
28/06/2018
LA IMPORTANCIA DE LA FAMILIA

D

entro de la familia aprendemos las reglas básicas para vivir en sociedad: relacionarnos, resolver conflictos, compartir, valorar y respetar “al otro”  desde  nuestras normas, creencias y valores. Es la primera instancia que nos enseña a creer y comportarnos  con el entorno.

Dentro de cada familia hay una escala de valores y jerarquías, a muy temprana edad ya sabemos el rol que representa cada miembro: prioridad jerárquica, y cultura familiar. Es muy  importante que los niños beban en la fuente de sus padres y abuelos. Jamás ninguno de estos caños debe secar, si deseamos tener hijos sanos, integrados y abiertos al mundo.

El espejo dónde beben ha de ser limpio, puro… un vaso de agua  enlodada, por odios y rencores causará daños irreparables; no hable de falsos paraísos, en los cuales pululan plantas rastreras, con aromas fétidos: mentiras, falsedades, manipulaciones… Recuerde que la ausencia de un caño mamarón, mutila algún puntal necesario, imprescindible para crecer el individuo de forma integral.

No cerremos los ojos, no miremos hacia otro lado, sabemos que por envidias y falta de dialogo, hay niños a los qué secaron fuentes muy importantes en sus vida. ¿Cómo son esos niños? ¿Se sienten queridos?, ¿canalizan las frustaciones?, y  ¿la autoestima?… fuente de éxitos y fracasos ¿cómo? ¿Saben reaccionar ante el fracaso?… por el bien de los hijos aparque sus diferencias, en definitiva un hijo nace libre, déjelo crecer formando parte de la familia, secar algún caño supone un daño tan grande que nuestro Sistema Judicial lo ampara y penaliza. 

FABULA.

JUDAS

En algún lugar de cuyo nombre no quiero acordarme, hubo un hombre de los que se puede decir “mal nacido”. A pesar de los años transcurridos, el nombre “Judas”, nunca fue olvidado. Su finalidad era exterminar todo lo bueno que había en el mundo, es intrigante, mentiroso, rencoroso… Piensa días y noches, hasta ¡qué!

—Ya lo tengo, con ésta máquina productora de un altísimo calor, puedo derretir del mundo, las ganas de trabajar… No terminó ahí su locura destructiva.

—Puesto a idear “cosas raras”, desde hoy puedo conseguir que la gente odie estar juntos, para ello, colocaré infinidad de ampollas malolientes, en cada habitación de cada casa… Entonces el mundo se volvió un lugar silencioso, las voces se callaron y hasta el aire se hizo irrespirable. Los habitantes vivían recluidos. 

El único afán que movía tanta maldad, era poder controlar,  sembrar odio en las familias. Estas cómo podían, resistían los envistes de la ruín ciencia de “Judas”. La mente del bellaco resultaba incansable en su camino hacia al mal; viendo que las familias no se rompían, dice:

—Ufff, haré casas tan pequeñas, ¡tanto! que al no tener intimidad se romperán los lazos, —coge una cadena— igual que rompo estos eslabones—del cuello  del malvado pende un grueso cordón de de plata, no duda  en cogerlo entre sus manazas, tira fuerte¡ hasta que!…¡Jajaaaaa!—ríe ladina y estruendosamente— 

He descubierto otra experiencia a  la que nadie se podrá resistir: todas las empresas serán mías, no tendrán salarios dignos, vendrán riñas y quebrará la familia, Olvidaba el pérfido bribón que los abuelos y los padres guardaron todo lo que pudieron  aprendiendo de las hormiguitas, y  seguía el núcleo familiar más unido que antes…No se rindió y siguió haciendo ¡muchas, muchas maldades!.

Empezó a idear “un perfume” que rompiera el amor, —aquí mordió hueso viejo y se quedó sin dientes.Judas, era ya un hombre casi cincuentón,  sus posibilidades mortíferas se habían terminado, ya no pudo más, comenzando a pensar:

 —¿A dónde iré, me estoy haciendo viejo?, se hizo la luz en su mente, —Judas nunca fue ignorante, sí belicoso y ruín.

—Iré a casa de mis padres, les pediré perdón y… (El rufián zorro se había alejado de sus padres) viviendo entre mentiras, falsedades, odio…), ojala mis padres aún vivan, y puedan ser misericordes con un ser tan despreciable como  he sido, obviando los ruegos de padre y el llanto de madre. La vida nos  sorprende  en el lugar menos pensado, y en la encrucijada de la cercana vejez y soledad se encontraba ahora Judas, todo lo planeado había  sido un fracaso.

Atacado de gran arrepentimiento llega al hogar, sus padres a pesar de todo lo que les había hecho sufrir, no dudan en abrirle los brazos y perdonar el daño que quiso ocasionar, eso sí, comprometiéndose a reparar las calumnias, desdecirse de las mentiras y demás inmundicia ciscada, con la única finalidad de destruir LA FAMILIA.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso