Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
04/07/2018
LA APATÍA, LA ENFERMEDAD DEL SIGLO XXI

L

a gente más triste que he conocido en la vida son aquellas  a las que no les importa profundamente nada.

La apatía como patología es un término acuñado en psicología, trata de un trastorno afectivo que causa indiferencia frente a los acontecimientos, las personas o el medio que rodea al sujeto. El cual, lo manifiesta a través de una reacción vana, frente a estímulos que le llegan de afuera, o incluso los que nacen de su interior.

Cuando la apatía sólo aparece en casos específicos (dirigida hacia un individuo, una tarea o un contexto político o social) suele tratarse de una respuesta frente al estrés. Conviene no olvidar que, en ocasiones, la apatía no tiene nada de patológico y es, simplemente, desinterés por aquello que otra persona piensa y para el sujeto escuchante no es relevante o interesante.

Cuando la apatía es diagnosticada de forma clínica, no tiene que ver con el tedio o la pereza. Para que sea diagnosticada es estrictamente necesario que se realice un examen neuropsiquiatrico en el cual no sólo se investiguen las condiciones en las que se encuentra el estado mental del paciente, sino también las características de su entorno y las aspiraciones del sujeto (actividades, objetivos, deseos, etc); porque todos ellos pueden condicionar la salud mental de la persona.

Si la apatía no es patológica, es posible revertirla con diversos estímulos según los intereses del individuo. Un cierto tema musical, una fotografía inspiradora o un aromatizante, son algunos elementos que puede ayudar a superar un estado apático leve.

La apatía emocional puede dañar al individuo y a su entorno, pero no se resuelve tan simple como decidiendo hacer cosas contra ella. Hay que comprender su origen y elaborar el modo de salir del bache, a fin que una vez resuelto, el paciente no pueda caer nuevamente.

La ”apatía sexual” es de tipo primaria, cuando la persona la ha manifestado desde el comienzo de sus encuentros sexuales, y secundaria cuando surge después de que ha existido un período normal y satisfactorio de actividad sexual. La apatía también puede ser selectiva, cuando sólo se hace presente con una persona en particular.

La apatía sexual podemos definirla como Trastorno Hipoactivo del Deseo Sexual, antes de ser diagnosticada deben descartarse enfermedades mentales que lleven al sujeto a perder el interés sexual,  o que se encuentre ingiriendo alguna droga—medicación— que pueda provocar apatía temporal.

La apatía sexual suele estar relacionados con niveles altos de ansiedad, provocados por una educación moral demasiado exigente en la infancia, experiencias sexuales traumáticas o sentimientos de autorechazo (sentirse poco atractivo o infravalorarse).

La mejor forma  para abordar esta patología, es lograr que el enfermo acuda al especialista, tome conciencia del problema y lo enfrente; incentivarlo es otra forma de hacerle ver sus carencias, que se atreva a dar y recibir amor, valorándose, y valorando al otro.

Me recuerda un relato escuchado muchas veces a gran Maestro Ramiro Calle 

El regalo 

“El Maestro estaba trasmitiendo sus enseñanzas a un grupo de discípulos cuando un hombre se le acercó e insultó, con intención de agredirlo. Ante la expectación de los allí presentes, Buda reaccionó con absoluta tranquilidad, quedándose quieto y en silencio.

Cuando el hombre se fue, uno de los discípulos -indignado por tal comportamiento-, preguntó a Buda por qué había dejado que aquel extraño lo maltratara de ese modo. El Maestro respondió con serenidad: “si yo te regalo un caballo pero no lo aceptas, ¿de quién es el caballo?”. El alumno, tras dudar un instante, respondió: “Si no lo aceptase, seguiría siendo tuyo”.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Fernado 08/07/2018
  He escrito alguns eces sr Pla,donde le comento que ésta señora o señorita e sdignna de no perder como colboradora.
Le pdía su correo,supongo que no se puede dar

Le sigo,le felicito y nunca pierda o deje escapar a Doña Isaura,la sigo en un digital de Salamanca, sé de varios libros escritos y con una maravillosa crítica,¿Me puede hacer con alguno de ellos? o decirme dónde puedo comprarlos?