Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
10/07/2018
RECORDANDO A NARCISO

H

ace tres meses escribí  un artículo sobre el “Mito de Narciso” hoy no voy a extenderme, hablando del niñato Narciso cuando deambulaba por solitarios bosques, tratando de cazar ciervos, de pronto una ninfa llamada Eco descubre la presencia de Narciso.

Eco era una ninfa que cierta vez hizo enojar a la diosa Hera y ésta en castigo la condenó a repetir las últimas palabras que oyera de quien la hablara. Cuando la ninfa vio a Narciso quedó prendada de su hermosura, pero se mantuvo oculta por temor a que el joven se burlara del castigo que portaba.

Convencido, Narciso, que alguien lo observaba gritó “¿hay alguien aquí?” y la respuesta de la ninfa fue “aquí…aquí”, éste se sorprendió de la respuesta, diciendo “¡ven!”, la joven repitió esta palabra, pero inmediatamente después salió de entre los árboles, con los brazos abiertos, al encuentro de Narciso………….

Será la psicología quien aborde el trastorno de la obsesión por la propia persona y tome del mito griego su nombre, denominando a este trastorno narcisismo. Vigente ¡muy vigente! en el siglo XXI, ¿Quién nos iba a decir que nuestro Narciso se contempla cada hora? ¡Que digo cada hora! cada segundo, y no precisamente en el lago o río, sino en nuestra “Piel de Toro” que ECO no quedo oculta en el bosque y jamás pudo salir de él, muy al contrario adquirió otro nombre y sale como una influencer en todos los saraos.

A Narciso llama Junker, Presidente de la Comunidad Europea ¡Ah es usted ese chico! ¡Por dios por dios señor Junker un poco de recepto al chico resultón! Como los tiempos evoluciona que “Es una barbaridad” no respondería a su “este chico” inclinó la cabeza y pensó:

Si no me importa ”viejete”, —en silencio, bajo una mueca impostada de falsa sonrisa— lo que tú pienses, yo hablo conmigo mismo, me ampara el silencio, no el plasma, ya otro anciano muy sabio por cierto me dijo cuando hablé de dialogar, contra los muros es imposible.

Pues el Narciso actual guarda silencio, aunque ofendan al  valiente  español señor Morenes, él guarda silencio, que insultan el Rey, guarda silencio qué las FFAA….silencio. España sufre una epidemia de virus devoradores “Llamados independentistas” con lengua más  larga y boca  más ancha que la de los obispos catalanes.

Ustedes saben que “virus” viene del latín y significa “veneno”. Entre los no narcisos evitemos que se propaguen, y no ataquen nuestro epitelio toril, llamado España no seamos los trágalas, actuemos o solo nos quedará escuchar al gran Gardel su tango más hermoso.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso