Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
25/09/2018
SEPTIEMBRE SE MUERE

N

os deja el mes más bello del año” septiembre”—Para mí— al igual que hace unos días ha comenzado la estación de los colores, ”El otoño” que deja partir la luz tranquila y plácidamente.

Los días se hacen cortos, los recuerdos  junto a aromas de membrillo, manzana,vuelven y… ¿Cómo olvidar los ricos frutos silvestres? endrinas, nueces, avellanas, higos, madre y tías hacían con ellos  ricos y aromáticos licores. Las uvas colgadas del cordel en la cocina, por Navidad degustar “uvas pasas”. Tardes al calor del brasero, historias del ayer que hablan de amor y  coraje en sus miradas serenas. ¡Recuerdos!, ¡recuerdos!.

Aroma a tierra oreada,— limpia de los cultivos agotados—a lluvia, a rocío, a armonía serena y estoica, ¡de pronto un sonido flemático  de escopeta! perdices levan el vuelo, la noche te sorprende con su imponente manto de estrellas. Y vuelve la nostalgia, observamos la paleta de colores que nos regala el campo. La clorofila, el pigmento que participa en el proceso de fotosíntesis y deja verdes las hojas, convirtiendo la luz solar, el dióxido de carbono y el agua en azúcares que viajan por el interior de las ramas y las raíces,  alimentando el árbol. 

Con la llegada del otoño la producción de clorofila se va deteniendo, igual que los humanos,  al cumplir estaciones, estamos faltos de minerales, vitaminas, etc. El árbol  al quedarse sin clorofila  deja que observemos los pigmentos ocultos bajo el intenso verde,  tonalidades rojizas, amarillas, ocres o naranjas, enmascarados bajo la juventud. El otoño ha llegado, y para muchos es la espada de Damocles, ven como la vida política pende de un hilo, del pedúnculo unido al tallo de la felonía y ambición desmesurada.

Olvide por unas horas el enrejado traicionero,tejido con  mimbres   de baja calidad,rompedores de la unidad. Es el momento para escuchar el rumor de las hojas, rebuscar en el follaje de la parras y ver los pámpanos  amarillentos o rojizos olvidados en las vides, el envero hace meses que ha concluido.

Llegamos al equinoccio, donde se unen, madurez, placidez dulzura, calma,  espera, saber, decadencia.El humo vuelve a salir de las chimeneas en las casas de los pueblos,  abuelo seguirá escuchando el sonido del viejo arado(elemento decorativo en el jardín delantero) sentado en el escaño, mientras sus ojos contemplan el fuego del hogar, los vericuetos que hace la llama, pone y quita los anteojos, pasa amarillentas hojas del viejo y gastado libro…

Observen la naturaleza en  la sierra; el  otoño  reconforta el espíritu del temerario juego político que hoy trae el desgobierno, semejan el ajetreo de nubes que apenas dejan rastro sus alas, inquietan con amenaza de fuerte aguacero, la insaciable hambre del separatismo, las caricias y  arrullos del desgobierno hoy si—pero— y mañana igual, opiniones que nos dejan fríos pero no helados.¡

Imprevisible otoño como te pareces a la política! envuelves de temor el horizonte, vamos a tener que buscar  el anticongelante que permite a las raíces y a las hojas  perennes sobrevivir al inoportunismo chantaje independista.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso