Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
10/10/2018
LA TRANSPARENCIA

L

a transparencia política es la obligación de los gobiernos de dar cuenta a los ciudadanos de todos sus actos, especialmente del uso del dinero público y prevenir así los casos de corrupción. (RAE)

El término "transparencia" es utilizado para caracterizar una violación hacia la accesibilidad a toda la información que concierne a estamento, sociedad o individuo Debe por tanto explicar, hacer comprender, reconocer errores o mala praxis, abrir archivos, apuntes y recuerdos, para describir fielmente hechos y circunstancias.

El objetivo primordial de la transparencia, es establecer una relación de confianza entre quien pide o exige y quien la da, oponiéndose  con transparencia a evitar la corrupción.Me voy a referir a transparencia ética. Valor aplicado a la conducta humana, no significa otra cosa que permitir que los demás entiendan claramente el mensaje que les estamos proporcionando , reciban con claridad lo que deseamos o sentimos.

Medios que nos informan de lo contrario a transparencia: Prensa, medios audiovisuales nunca comprados para pagar favores, etc.

Me gusta la definición  sobre periodismo hecha por Verbitsky“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo, lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa, que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”( Horacio Verbitsky)

Las religiones chinas tienen pensamientos dignos de tener en cuenta a la hora de reflexionar.

PROVERBIO CHINO.

El que no sabe y no sabe que no sabe, es un tonto: evítalo. 

El que no sabe y sabe que no sabe, es un simple: enséñale. 

El que sabe y no sabe que sabe, está dormido: despiértalo. 

El que sabe y sabe que sabe, es un sabio: síguelo.  

Y ya apenas quedando espacio en el diario y tiempo para no distraerles con mis citas, les remito a un cuento adaptado por mí, creo que importante  EL NIÑO DE CRISTAL.

Una vez, en una lejana ciudad nació un niño transparente. Se podía ver a través de su cuerpo como a través del aire o del agua. Era el muchacho de carne y hueso pero semejaba vidrio; aunque si caía jamás se rompía ni resquebrajaba, alguna que otra vez —La tentación por hacer travesuras era muy fuerte— le salía un chichón pero seguía siendo transparente. Podíamos ver el movimiento del corazón al respirar o latir, en el cerebro los pensamientos se movían como si fuesen pececitos dentro de la pecera.   

Una vez, sin querer, dijo una mentira, de inmediato toda la gente pudo ver  una bola de color rojo a través de la frente. Volvió a decir la verdad y el globo desapareció. De esta manera no volvió a mentir el resto de su vida.   

El niño se llamaba Enrique, en el pueblo era conocido como “El Niño de Cristal” todos le querían por su sinceridad y lealtad.   

Enrique creció, se hizo un hombre y cualquiera podía leer sus pensamientos, al hacerle preguntas o pedir consejos, ya adivinabas lo que te iba a comentar.   

Un día, en aquellas tierras gobernó, de forma poco clara, un  presidente narcisista, ególatra. Comenzó con él un periodo de injusticias, falsedades, abusos y miseria para el pueblo. Si alguien se atrevía a protestar ¡Zasca! desaparecía sin dejar rastro. Si alguien se sublevaba, apartado del cargo de manera fulminante. La gente sufría callaba.Enrique no podía callar, porque sin abrir boca, sus pensamientos hablaban, y cualquiera podía leer en su frente el dolor por la miseria y la condena por las injusticias del tirano.   

El dictador le hizo encarcelar en el antro más oscuro. Y ocurrió que las paredes de la celda donde estaba Enrique ¡ De golpe! se hicieron transparentes  al igual que las murallas de la cárcel. La gente que se congregó frente a la cárcel podía continuar leyendo—La verdad— en la frente y el corazón de Enrique.

De noche, la celda era un foco que expelía una gran luz, el tirano en su palacio cerrado a cal y canto, no podía dormir, aunque encargó a su palmeros, que estuvieran bien cerradas las ventanas.   

Encarcelado y privado de libertad, Enrique era más poderoso que el tirano, porque la verdad es más fuerte que cualquier cosa, más clara que la luz del día, más temible que el huracán.

Un día para regocijo de los habitantes, el narcisista, preso de sus atrocidades, tuvo que dejar el palacio y el aire volvió a correr limpio. Nunca más se volvió a hablar de persona tan nefasta, la historia le catapultó al olvido.  

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso