Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
02/01/2019
HISTORIA DEL 1 DE ENERO

P

epito y  Pivito son hermanos gemelos. Pero muy diferentes. Pepito es amable y muy estudioso. Pivito, tiene un carácter más rebelde y protestón. Una tarde de diciembre, mientras jugaban a la pelota, se les apareció un ser lleno de luz y misterio, se asustaron, y cuando iban a comenzar a correr, quedaron paralizados, una dulce voz  les saca de su ensoñación —“queridos niños soy el hada de los libros y las palabras”. ¡He venido a traeros un regalo para el Año nuevo! Aquí tenéis unos libros, elegir el qué os guste.

Cada hermano cogió uno de los numerosos  libritos que traía el hada en un saco de con tantos colores, como el arco iris, pero resulta que comienzas a buscar ilustraciones y para sorpresa de los muchachos… estaban en blanco. ¡Nada había nada escrito!

Pepito, que era muy agradecido, se puso muy contesto—ya se me ocurrirá algo para llenarlo—  y dio las gracias a la maga. Pivito refunfuñó y refunfuño. Se enfadó tanto, que tiró el libro a un charco lleno de barro, no contento con la fechoría, al llegar a casa de su abuela, lo usó para equilibrar la pata de una mesa, que estaba coja desde hacía mucho tiempo. 

Pasó un año… y de nuevo aparece  el misterioso personaje. —A ver queridos niños enseñarme  los libros que os regalé el año anterior—El libro de Pepito estaba como nuevo, cuidado, sin orejas en los bordes de las hojas, limpio, forrado... El de Pive, sucio, con tachaduras, grasa... Entonces les dijo—Echar, echar un vistazo y veremos que opinión os merecen.  

A ver Pive, estos borrones son  huellas de los momentos en los que no te portaste bien con los demás, discutiste con tu hermano, pegaste a tu amigo, desobedeciste a tu madre... Tu hermano,  ha sido bondadoso, por eso su libro está escrito con letras de oro, cada letra fue escrita la vez que diste un beso, hiciste una caricia, escuchasteis a quien lo necesitaba, no te creías superior al compañero, prestaste tú palabra para dar consejos gratificantes, no ten engreíste y  envaneciste. Y  el  día, en que tu compañero se  angustiaba por no llevar los deberes hecho supiste decirle—Estoy aquí amigo, cuenta conmigo—

Ayudaste a cruzar al anciano, déjate el sitio en el bus al  minusválido. Pepito quería quedarse con su libro.— ¡Es tan bonito!— Pero el hada dijo — No puede ser, estos libros han de retornar a la biblioteca del Padre Tiempo, donde se anotaba cada año a los niños que han sido buenos y cuáles se han portado mal. Pero no os preocupéis os regalo dos libros nuevos,  con las páginas en blanco. Pepito  prometió al hada que su libro estaría lleno de letras doradas cuando volviera el próximo año. Pivito aseguró que intentaría mejorar.

El hada se despidió muy contenta, los besó en la frente y antes de coger el rayo de luz que la levaba de nuevo a las estrellas les dice—¡Feliz año queridos!

Nunca sabemos el día, ni la hora, y tampoco el lugar, tener, el libro blanco de nuestra vida, lleno de vivencias  en favor de los demás, no dará descanso.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso