Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: LINDA D'AMBROSIO
28/01/2019
ANCLADOS

S

tendhal afirmaba, en el prólogo a su más conocida obra, Rojo y negro, que una novela es un espejo que se pasea por un ancho camino: tan pronto refleja el azul del cielo, como el lodo de los barrizales aledaños. 

A esta definición se ajusta la literatura de corte social, que describe la realidad circundante. ¿Con qué propósito? Inés Muñoz Aguirre lo tiene muy claro al referirse a su más reciente obra, Anclados: con el de que nos reconozcamos. Con el de que podamos identificar, al contemplarnos en ese espejo, los errores que hemos cometido, y logremos finalmente avanzar superando la parálisis que nos signa. Una parálisis que, en opinión del psiquiatra David Malavé, editor del libro, tiene una raíz narcisista: el resistirnos a aceptar nuestra imperfección, lo que nos condena a seguir repitiendo los mismos patrones sin esperanza de cambio. 

Esta idea, que afloraba ya en Estados Circulares, una obra de teatro previa, es una de las premisas de las que parte la escritora: que las historias se repiten. Y así como está convencida de que nadie escarmienta en cabeza ajena, tiene también la esperanza de que observando lo que nos ocurrió podamos aprender algo de ello, aunque su intención es reflejar, no pontificar. 


Linda Dambrosio, autora de tal significativo ensayo

Inés afirma que cuando comenzó a escribir Anclados, labor que se prolongaría por seis años, tenía clarísimo el título, que determinó la propia estructura de la obra: la proa, representada por Elena, quien decide marcharse del país, y la popa, encarnada en Enrique, representante de una generación que despierta del largo letargo rural del gomecismo y se encamina hacia la modernidad, animada por la misma idea que alentó la revolución: cambiar al país. La propia revolución es, descrita en términos de un oleaje que varía desde la marea baja hasta a la tormenta, lo que constituye el segmento central de la nave. 

Muñoz Aguirre echa mano de su experiencia como dramaturga para crear personajes verosímiles. Miguel Ángel Contreras Betancor observaba, durante la presentación de la novela en Madrid, cómo narra la historia a partir de seis mujeres aristócratas, contraviniendo la usanza de emplear protagonistas de origen humilde en libros de carácter social.  Entre ellas, Irene funge como centro de gravedad en torno al cual pivotan los acontecimientos. 

María Dolores Ara asevera que esta novela se caracteriza por la “polifonía”, por incluir todas las voces posibles de modo que cualquiera pueda verse reflejado en ella. Y encontramos entre sus páginas diversos episodios de nuestra historia: pueblos abandonados a causa del desplazamiento a centros industriales; el rol de la inmigración en los años 50, presentado a través de un constructor italiano; el caracazo, registrado en las cintas de video que encuentra Elena mientras prepara su equipaje; la corrupción de quienes, por dinero, auspician la subida del caudillo, a sabiendas de que lo que se está tejiendo es una patraña; la decepción de Aura, defraudada por la revolución; el éxodo. Y, además, queda patente la imagen de una generación que termina también varada cuando se ve incapaz de producir los recursos que hacen falta para sobrevivir, a la que los hijos se le van, que se ve inhabilitada para trabajar si se traslada al exterior. 

La pincelada de optimismo viene dada por el hijo de Elena, quien decide regresar a Venezuela. 

En momentos en que se hace ostensible la necesidad de imprimir un golpe de timón al país, quizá el esfuerzo del sello Kalathos para publicar Anclados pueda interpretarse como una exhortación a realizar el examen de conciencia indispensable para que zarpemos, por fin, gracias a un cambio de mentalidad. 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso