Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
02/04/2019
BLANCA NIEVES Y..... LOS ENANITOS

E

n mí colaboración del día 26 DE MARZO  escribí  cuanto me gustaría saber si el Sr Sánchez se mira todos los días en el espejito de Claudia Elisabeth María von Venningen, condesa imperial de Reischenstein, la famosa madrastra de Cenicienta. Aquella sentía dudas por saber si era más bella que su hijastra, Pedro Sánchez no siente temor, sabe que es el más guapo y que está encantado de haberse conocido.

Hoy tenemos varias madrastras y padrastros, uno se apellida Iglesias ya es mala suerte ir contra los templos y apellidarse Iglesias, el individuo que desea implantar funerales laicos, proteger la enseñanza islámica—que sabrá el individuo de dicha asignatura—los crucifijos fuera de las aulas, molestan vista y traumatizan a los niños, los que pintan los tractores, vacas, mariposas de color amarillo etc., los ecologista ¡ni mu!

Se quedaron mudos ¿Serán los mismos con distinto nombre? ¿Recuerdan  la publicidad  de un chocolate en qué se pintaba la vaca de color morado? —debían retirarla era un ofensa a las vacas suizas— no sé si a las españolas les afectaba, nunca dijeron nada sobre  colores— los pactos con los Bildu, inde, la obsesión de Sánchez por ser desenterrador, un tal Tezanos cocina platos con un condimento especial — ganancia súper a PSOE o mejor Sanchismo…— Es una nación enloquecida guiados por intereses espurios, siembran semillas para luego recoger buenas ganancias para ellos. La verdad del cuento de Blanca Nieves podemos aplicarla a estos días de loca y recién estrenada primavera.

La Semana Santa está en ciernes, mientras no decidan llamarla de otra forma que no hiera a los sensibles podemitas y demás gentuza, aprovechen los que puedan, para visitar Lohr (Alemania) y contemplar como efectivamente la madrastra de Blancanieves  existió, su nombre: Claudia Elisabeth María Von Venningen, Condesa Imperial de Reischenstein, el espejo existe, tiene una altura de 1,60 .

Descansen que pronto llega el  día 28, yo no sé qué vamos hacer con el 2; el 8 ya nos dijo Calvo que mucho cuidado, ella que todo lo sabe y entiende, dijo por ser parecido al mismo 8 de marzo, cuidadín. A la Ministra de Igualdad  le digo que disfruté y se haga un poco niña, un poquitín princesa, olvide el rencor que hoy siente hacia los cuentos que nos hicieron tan felices y hoy descansan en mi biblioteca, nanay del paragüero señora, nunca podrá quitar los sueños de las niñas, luego podemos ser amargadas, rencorosas, odiosas, pero de niñas…no señora, la versión que hizo el español Pablo Beguer, nada hace soñar a nuestras hijas o nietas.

BLANCA NIEVES Y LOS 7 ENANITOS.

Los hermanos Grimm supieron sacar partido como nadie de las viejas leyendas, historias que se tejen en ciudades y poblados donde la imaginación, y la magia de los autores acaban cincelando los cuentos que hoy en día conocemos.Pero cabe decir que muchas de esas historias se arraigan en hechos reales. En historias de carne y hueso que han sido deformadas y adornadas para ofrecer siempre un final feliz a los niños que desean ir a la cama con un bocado de fantasía y un final feliz.

El famoso cuento de Blancanieves está inspirado en una persona real. El historiador de Lohr, el Dr. Karlheinz Bartels, ha indagado para traernos a la verdadera muchacha, que nunca fue especialmente feliz debido al desprecio de su madrastra. La verdadera historia de Blancanieves: María Sophia Margaretha Catharina von Erthal

Pongámonos en contexto. Año 1729. La pequeña María Sophia nace en el castillo de Lohr, Alemania. Su padre era  Philipp Christoph von Erthal, condestable del territorio y gran diplomático que se relacionaba con toda la nobleza de Europa cumpliendo las funciones de ministro de exteriores. Una vida muy activa que se paralizó de pronto cuando falleció su esposa.

Dos años después, volvió a encontrar la felicidad con una nueva mujer: la bella Claudia Elisabeth María von Venningen, Condesa Imperial de Reichenstein. Como curiosidad hoy en día puede visitarse el castillo de Lohr, y que en una de las habitaciones se halla un espejo que regaló el padre de María a su segunda esposa. Mide 1,60 y es una pieza bellísima, fabricada en el mismo pueblo de Lohr, disponían de una distinguida industria manufacturera de cristal muy reconocida en Europa.

Y ahora se preguntaran… ¿cómo era la relación entre María y su madrastra? Pues el Dr. Karlheinz Bartels  nos dice que, efectivamente, no fue precisamente buena.Existen muchos archivos y documentos de la época donde se habla de María, una joven muy querida en Lohr por ser muy caritativa con los pobres y las personas necesitadas.

Se la describe como una especie de hada, noble y de gran amabilidad. Para el “imaginario colectivo”, era la imagen ideal de la hija de un Rey (pero recordemos que su padre cumplía solo las funciones de ministro).

Como curiosidad a tener en cuenta cabe decir que si el pueblo la apreciaba en especial era porque María era parcialmente ciega, secuelas de una varicela que limitaban un mucho su visión, trato negativo que su madrastra le propinaba, un desprecio del que el pueblo era siempre muy consciente y que a todos entristecía.

Fue precisamente este sentimiento de compasión de las gentes de Lohr, por lo que los hermanos Grimm se sintieron atraídos por la figura de María. Era muy joven, bella y noble de corazón, una chica que era constantemente maltratada y envidiada por su malévola madrastra.

El cuento no empezó a escribirse hasta que la joven María fallece. No se sabe todavía cuál fue la razón de su muerte, pero evidentemente queda claro que no hubo príncipe, ni final feliz. Su padre casi nunca estaba en el castillo y la joven pasaba largas temporadas en compañía de esa mujer que siempre favoreció a sus propios hijos antes que a ella.

La rechazó por ser bella, por ser caritativa y por poseer ese defecto físico en su visión. Se sabe que el ataúd en el que fue enterrada era especialmente distinguido —no era totalmente de cristal como el del cuento—pero sí poseía algunas piezas talladas por esa industria manufacturera de la región, —hoy podemos ver piezas en iglesias católicas semejantes al ataúd de María— que quiso hacerle un homenaje a la joven. Pero… ¿y qué hay de los siete enanitos?

Los autores debieron basarse en los niños que trabajaban en las minas de la región. Pequeños que envejecían prematuramente por la búsqueda de minerales y del trabajo continúo que los hacían parecer auténticos viejecillos de pequeña estatura.

Como pueden ver la verdadera esencia de “Blancanieves” tiene un perfume triste. Pero como contadores de cuentos para niños, los hermanos Grimm se encargaron de dar vida y color a la tristeza para endulzarnos con amores soñados y finales felices.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso