Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
09/04/2019
ORIGEN SEMANA SANTA

E

stamos en la semana anterior a la Gran Semana para los católicos Semana Santa. Todos los lectores conocen el origen, pero a veces refrescar la memoria no viene mal.

Conocida  en la antigüedad como la fiesta del renacer… Su primera mención como celebración está en la Épica de Gilgamesh, en la crónica sobre la creación de Sumeria, Babilonia y Asiria, era la fiesta de la pasión, muerte y resurrección de Marduk, dios encarnado que moría y resucitaba.

Es fiesta pagana, las regiones Nórdicas de Europa, Estados Unidos, Canadá, el Domingo de Pascua  lo celebran con tradiciones provenientes de Babilonia, entre ellas: pintar huevos de diferentes colores, se esconderlos en los rincones más inverosímiles… hasta que los niños los encuentran, piden un deseo y luego los comen.

Según la mitología en Babilonia había un huevo de gran tamaño que había caído del cielo al río Éufrates. De este misterioso huevo nació la diosa Astarté¿Y las procesiones? La palabra “procesión” viene del verbo latino “procederé”, significa marchar, ir hacia delante.

Cuando la marcha se realiza en grupo, manifiesta el deseo de ir todos hacia el mismo sitio, la misma meta, alcanzar igual objetivo. El hombre es peregrino. No puede permanecer quieto—igual que el agua del río— necesita metas que pongan en movimiento sus capacidades, permanentemente insatisfecho, camina tras la felicidad.

Durante la Semana Santa, la Iglesia Católica, recuerda los últimos días de la vida de Jesucristo, desde la entrada triunfal en Jerusalén, hasta la resurrección, que simboliza el triunfo del hijo de Dios sobre la muerte.

De esta forma pasamos del dolor, luto y silencio, a la celebración de la  Alegría. Resurrección del Hijo del Hombre. Las procesiones son una manifestación pública de fe y compromiso con la Iglesia y la Comunidad. En los primeros siglos de la Era Cristiana era común ver reunidos a los cristianos— tiempo de persecución— para llevar en procesión los cuerpos martirizados  hasta el lugar de su sepulcro; así lo cuentan las Actas del martirio de S. Cipriano y de miles de cristianos—hombre y mujeres— sacrificados por no renunciar a la fe en el Señor. Pronto, los fieles, comenzaron a acudir en peregrinación a visitar los Lugares Santos: Belén, Jerusalén, etc. (hay testimonios explícitos en el S. III)

En la Edad Media continuó la práctica de celebrar procesiones públicas. Los protestantes atacaron fuertemente esta costumbre, por eso el Concilio de Trento aprobó tan laudable costumbre. Después de Trento, los papas y obispos han mandado celebrar en diversas ocasiones procesiones públicas. Por ejemplo “Las Pluviales”Para los católicos, las procesiones no deben tener afán exhibicionista, al contrario, envueltos en el silencio por el dolor y agonía  de Jesús, reflexionar, dar testimonio público  de compromiso de fe en la Iglesia.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso