Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
30/04/2019
LA IMPORTANCIA DE DOMINAR

L

a violencia es el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte.(OMS)Tipos de maltrato:

El acoso escolar: Es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes, de forma reiterada, a lo largo de un tiempo, tanto en el aula, como a través de las redes sociales—con el nombre específico de cibera-coso.Familiar, maltrato de pareja, laboral etc.

Me atrevo a indicar que el exceso —por utilizar una palabra que indique la repugnancia de actos indignantes—es debido a que no conocemos nuestra sombra. A mí me gusta más referirme a “LA SOMBRA” como el gran saco que todos arrastramos.

Cada uno proyecta una sombra, tanto más oscura y compacta, cuanto menos encarnada se halle en nuestra vida consciente. Esta sombra constituye, a todos los efectos, un impedimento inconsciente que malogra nuestras mejores intenciones”. (Carl Gustav Jung)


Nuestra encantadora Isaura Díaz Figueiredo

Es la mochila invisible que nos acompaña durante toda la vida, y en la que comenzamos a arrojar, desde pequeños, todas aquellas facetas de nuestra personalidad, que desagradan a los que estaban/están a nuestro alrededor, ejercieron/ejercen, algún tipo de influencia, deseamos continuar siendo merecedores de su amor, aunque nos inmovilicen como seres libres.

La sombra de cada uno de nosotros comienza a formarse durante la infancia, de forma natural, al igual que nuestro ego, parten ambos de la misma experiencia vital. Por un lado, nos identificaremos con algunos rasgos ideales de nuestra personalidad, como pueden ser la simpatía o la buena educación, por otro, desterraremos aquellas cualidades que no se adecuan a nuestra imagen ideal, egoísmo, envidia, frustraciones, experiencias dolorosas, ira, agresividad, sexualidad.

La maleta debe estar cargada de sinceridad y conocimiento sobre uno mismo, es muy peligroso no consultar el espejo y verse desnudo, sin florituras y adornos, tal como somos.Adaptación de la fábula de Esopo.

EL ASNO Y SU SOMBRA

Sucedió que un hombre necesitaba ir a la ciudad, estaba lejos de su casa. Era comerciante y tenía que comprar telas a buen precio para luego venderlas en su tienda. Debido a que había mucha distancia y el viaje duraba varias horas, decidió alquilar un asno para ir cómodamente sentado y llegar antes a la villa.

Contrató los servicios de un campesino, que se comprometió a llevarle a lomos de un asno, el burro  limpio el pelaje, de bello color gris, quedaba ajustar el precio, cinco monedas de plata. El borrico estaba acostumbrado a recorrer caminos pedregosos y arenales, su misión    era  llevar pasajeros y cargas pesadas.

Partieron a primera hora de la mañana, cuando romper el alba. Todo iba bien hasta que…llega el mediodía, los rayos de sol calientan con fuerza. El verano es implacable en aquellos lugares donde sólo se veían  largas extensiones de llanura. Apretaba tanto el calor, que el viajero y el dueño del asno se vieron obligados a parar y descansar. Tenían que protegerse del bochorno, la única solución era refugiarse bajo la sombra del animal.

El problema,  sólo había sitio para uno de los dos debajo de la panza del asno, que permanecía obediente, erguido sobre sus cuatro patas. Agotados, sedientos y bañados en sudor,  comenzaron a discutir violentamente. (SOMBRA)

— ¡Si alguien tiene que protegerse del sol debajo del burro, ese soy yo! – manifestó el viajero.

— ¡De eso nada! Ese privilegio me corresponde a mí —opina el dueño subiendo el tono de voz.

— ¡Yo lo he alquilado y tengo todo el derecho, para eso te pagué cinco monedas de plata!

— ¡Tú lo has dicho! Has alquilado el derecho a viajar en él, pero no su sombra, así que como este animal es mío, soy yo quien se tumbará debajo de su tripa a descansar un rato.

— ¡Maldita sea, reconcho! ¡Yo alquilé el asno con sombra incluida!

Los dos hombres se gritaban el uno al otro enfurecidos. Ninguno quería dar su brazo a torcer. De las palabras pasaron a los mamporros y empezaron a volar los puñetazos.

El asno, asustado por los golpes y los gritos, echó a correr sin que los hombres se percataran. Cuando la pelea acabó, los dos estaban llenos de magulladuras y moratones.

Acabaron con el cuerpo dolorido sin que hubiera un claro vencedor. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que el burro  había huido, dejándoles a los dos tirados en medio de la nada, sin sombra,  y tan sólo con sus pies, para irse de allí.

Sin decir ni una palabra, se miraron y reanudaron el camino bajo el ardiente sol, avergonzados por su mal comportamiento.

Ambos personajes de la fábula de Esopo sacaron a relucir en momentos de tensión, el lado oscuro de su personalidad “LA SOMBRA”

El submundo convulso de nuestra psique, donde se almacena lo primitivo, egoísmos, instintos reprimidos y el “yo desautorizado” que la mente consciente rechaza, lo sumergimos en los abismos de nuestro ser hasta que la más pequeña chispa hace saltar el bolso.

Dejemos aflorar los  tentáculos —no es malo— o la rudeza, asperosidad…se hará manifiesta ante el menor contratiempo.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso