Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Isaura Díaz Figueiredo
23/07/2019
FEMINISMO DE IZQUIERDAS

L

as mujeres de verdad, nos gusta el auténtico feminismo: igualdad entre hombres y mujeres, no SU feminismo señora Carmen Calvo. Somos mujeres que nos hemos preparado y luchado para ser libres, para tener nuestra economía e independencia, para no necesitar el paraguas del varón; mucho menos, la protección del Estado. Tampoco queremos la paridad, los porcentaje, ni que nos regalen “algo” por ser mujer; somos los suficientemente válidas y dispuestas para conseguir nuestros objetivos, no nos llame con su “buenismo” incapaces.

Estudiamos, trabajamos y cada día nos levantamos, —no requemadas— por ser mujer, orgullosas de saber tantas cosas, unas aprendías solas, otras al lado del hombre, las feministas no vamos a la caza del macho, no queremos destruirlo, no señora Carmen, juntos formamos equipo, nos enriquecemos unos de los otros. Hemos comprendido que  juntos sumamos, no restamos,  luchamos para tener un futuro igual.


La bella Isaura Díaz Figueiredo

Ha leído a Frida Kalo a Jane Goodall, de Coco Chanel a Nina Simone, a  las hermanas Brontë a Marie Curie. Han sido mujeres que sufrían opresión dentro del hogar y por la sociedad, la mujer estaba destinada a hacer un buen matrimonio. Saber leer, escribir y disfrutar de otras actividades… no era precisamente… ¡bien visto! Han sido valientes, denunciando a través de la escritura, la necesidad de abandonar un mundo de sometimiento al matrimonio —sin amor— y ser libres. Les costó a las  hermanas Brontë, tener que publicar bajo seudónimos… ¡Se entera! ¿Qué se puede esperar de usted y su feminismo?  Le aconsejo que no se le ocurra feminizar su apellido… la iban a versar  en las chirigotas de Cádiz. Deje de soltar las boutades, que cada “finde” se le ocurre, diviértase, abrase al mundo. Ese rostro siempre amargado… da mucho que pensar. ¿Quizá insatisfacción…? Le recuerdo salidas, que dejan sin PALABRA a los contribuyentes, El dinero público, es de todosEl concierto de su jefe… ha sido un acto cultural

El feminismo es de izquierdas.¿O sea que nos discrimina a las de derechas? ¿Eso es  su igualdad Calvo? A lo mejor estaba jugando a las casitas de muñecas ¡Perdón! De camionero, albañila, fontanera… por su tierra” Cabra—Sevilla—” y no recuerda que Indalecio Prieto y sus seguidores votaron NO AL VOTO FEMENINO ¿Pero quiénes fueron los hombres que votaron en contra? La historia recuerda a las mujeres que pedían posponer el sufragio femenino —las juzga y las reprende severamente— pero los hombres que se negaron a la ampliación del derecho a voto, tenían la misma responsabilidad que  Victoria Kent, por cierto, malagueña la señora.

Durante los debates parlamentarios constituyentes en torno al sufragio femenino celebrados en otoño de 1931, se opuso al mismo, argumentando la escasa preparación política y sociocultural que las mujeres. Esto la hizo polemizar con la diputada Clara Campoamor, además de enfrentarla a los sectores progresistas y de izquierdas a los que pertenecían ambas. Después del estallido en julio de ese año de la Guerra Civil, el gobierno de la República la envió a París. Tras la invasión nazi de Francia se refugió en la embajada de México. Más tarde, pasó a vivir bajo una identidad falsa hasta la liberación de Francia.

Uno de los nombres más destacables que se opusieron al voto de la mujer, fue el diputado Diego Martínez Barrio, quien sería presidente de la República en el exilio hasta su muerte en 1962, el sindicato UGT…  ¡Pero señora Carmen Calvo de que va usted! ¿Qué quiere vender?

Yo me quedo con la  fémina, que curra, saca adelante a la familia —aunque le duela— la madre, siempre va ser el alma de casa, la que va inculcar Derechos y Deberes a sus hijos, la que va estar pendiente y con los brazos abiertos si un día el hijo/a pierde el rumbo. Su plan de educación, ya lo han tenido en aquella especie de “REPUBLICA” al igual que el MATRIMONIO, se podía uno casar por 2 meses, 3,1 año… y ya ve a qué llevó.  Al libertinaje, que no a la libertad. 

Todo tiempo tiene su historia y de verdad que no me gusta la que su jefe y sus aliados nos quieren imponer, ni para nuestros hijos ni a nosotras. Le felicito su onomástica con esta fábula.

EL LEON LEONCIO Y EL MOSQUITO CHITITO…

El feroz león Leoncio, considerado por toda la selva, el rey de los animales, una tarde agosteña  se quedó sesteando sobre  un lecho de frondosa hierba verde. Sus compadres le veían  tranquilo,  hasta que un mosquito, se acercó al león y comenzó a darle guerra.

— ¡Ey, tú, amigo! Todo el mundo dice que eres el rey, pero yo creo que nadie es mejor que nadie— dijo Chitito, provocando con sus fina voz al cruel felino.

— ¿Y para decirme esto te atreves a despertarme?

— ruge el león, enseñando sus fauces.

—Aparta, insignificante bicho, si todos me consideran Jefe por algo es ¡Vete de aquí!

— ¡No! —Dijo riéndose el mosquito

— ¡Yo puedo ser más fuerte que tú!

— ¡Te he dicho que no molestes!

— El Leoncio, estaba empezando a enfadarse seriamente

— ¡No digas tonterías y lárgate!

— ¿Tonterías? ¡Pues ahora verás de que soy capaz! Te derrotaré, maldito presuntuoso

—aseguró Chitito.

El león, estupefacto, vio cómo  el mosquito comenzaba a zumbar sobre él y a propinarle un picotazo tras otro por todo el cuerpo. El felino se revolcaba en la hierba sin lograr que el mosquito lo dejara de picar con su afilado aguijón. Trata de atraparlo… nunca lo logró.

— ¡Ja ja jaaaa! ¡Te he ganado! ¿Qué pensarán los demás cuando sepan que un animalito tan pequeño como yo, ha conseguido derrotarte? ¿Ves Leoncio como nadie es mejor que el otro?

En uno de sus locos giros, tropezó con una tela de araña, y, de repente,  se hizo  “el silencio”.  Fue entonces cuando Chitito, cayó en la cuenta —estaba atrapado sin posibilidad de salvarse—.

Suspiró y dijo con amargura:

—Vaya, vaya, vaya… He vencido al animal más poderoso de la selva y voy a caer prisionero de una insignificante araña.  Reflexión: No te creas nunca el mejor. 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso