Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: LINDA D'AMBROSIO
30/03/2020
TOLSTOI Y LAS MASCARILLAS

F

ue la primera vez que escuché la metáfora.

“Es -me explicó- como la mascarilla de oxígeno en los aviones. Te dicen: antes de ayudar a otro pasajero, cerciórese de tener su propia mascarilla bien puesta. Porque si tú caes inconsciente, todos los que van a tu cargo quedan a la deriva”, añadió.

Una cosa tan elemental me dejó asombrada. La posibilidad de que cuidarme a mi misma pudiera ser una forma de cuidar a los otros me liberó del sentido de culpa por prestarme cierta dosis de atención, y me dio una lección de humildad al posicionarme de cara a mi propia humana fragilidad.


Nuestra compañera Linda Dambrosio

En estos tiempos, de otras mascarillas, el primer llamado debe ser al propio cuidado, el de nuestro cuerpo y nuestra alma. Poco podremos hacer por los demás si no estamos en condiciones.

Pero, a continuación, el cuidado a los otros puede ser una estupenda forma de terapia. Ya decía Tolstoi en Karma, un cuento que escribió a partir de cierta historia tradicional hindú: “El que hace sufrir al prójimo se perjudica a sí mismo. El que ayuda a los demás, se ayuda a sí mismo”.

Hacer más llevadero el encierro a los otros puede revertir en nuestro propio bienestar, en varios sentidos. La convivencia se puede volver un asunto muy ingrato si nos encontramos ansiosos, irritables, malhumorados o desaseados. Por otra parte, el clima de sosiego a nuestro alrededor puede no solo liberarnos de presiones, sino también transmitirnos serenidad.

Emprender una actividad, cualquiera que sea, confiere un sentido a nuestra vida, lo cual resulta particularmente importante en este momento de pausa en el que no parece verse muy claro el horizonte. Es el principio en el que se basa la Terapia Ocupacional. Pero, además, saber que se es apto para apoyar a otra persona contribuye a mejorar nuestra autoestima, poniendo en luz lo que tenemos para ofrecer. Nos ayuda a sentirnos más seguros de nosotros mismos, lo que a su vez redunda en la manera en que nos interrelacionamos con los demás y en la confianza que inspiramos.

Apoyar a otros puede ser una auténtica manifestación de amor, y puede hacer de nosotros personas más agradecidas, al volvernos conscientes de lo que tenemos, de que hay personas que están en una situación menos afortunada que la nuestra. También genera un sentimiento de “sociedad”, de unir esfuerzos por una misma causa.

En momentos de ansiedad, dejamos de concentrarnos un rato en nosotros mismos, en nuestros propios síntomas, y ponemos nuestra atención en los demás.

La forma de apoyar dependerá de las necesidades del otro: puede pasar por morderse la lengua para preservar la paz ante un gesto poco grato, hasta por preparar un plato de comida que complazca a otra persona. Las redes ofrecen innumerables vías para poner conocimientos en común, pequeños talleres, mini-charlas, clubes de lectura… todo lo que favorezca ponernos en contacto a partir de nuestros intereses comunes, si podemos hacerlo mientras haya internet.

Y, por cierto, sí: usar mascarilla es una manera de proteger a otros. Según la Organización Mundial de la Salud, solo es necesario usarla si hemos estado en contacto con alguien sospechoso de estar infectado. El asunto es que, al tener un período de incubación largo y permanecer la persona asintomática, no es posible discernir, sin pruebas, quién puede estar infectado y quién no.

Una vez más, traigo a colación un bellísimo poema de María Luisa Mora Alameda, que muchas veces me ha ayudado a centrarme: "Después de la derrota, queda algo/por lo que merece la pena resistir:/la felicidad de los demás, /el brillo de unos ojos nuevos que nos miran/ como si, de nosotros, dependiera el mundo"

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Marta Ecco 28/06/2020
  Muy apreciada Linda Dambrosio:
Hacia un largo tiempo que no visitaba éste muy amado rincón de las redes ciber,que con tanto amor me sorprendieran hace ya muchos años.
Por aquel tiempo vivía yo aún en los E.U. donde fuí feliz durante más de 3 décadas...
Y no es que hoy no lo sea...solo que por entonces yo aún podía realizar una tarea que incentivaba ,potenciaba mi dicha...como citas de Tolstoi,¨el que ayuda a los demás se ayuda a sí mismo¨.
Luego decidí volver a mi tierra ,a mi ciudad de origen que es Buenos Aires...y me encontré con un ambiente aún más grave que el que me decidió a partir.
No obstante,uno ama a su Madre Tierra, contra vientos y tempestades...
Debo decirte antes de seguir,que voy para las 9 décadas,aunque me faltan aún algo más de tres años...por lo que mis habilidades en esta tecnología que avanza tan ráudamente me va dejando cada día más torpe.
Al leer tu nota sentí como si yo misma la hubiere escrito,por lo que me encantaría pasarla a mi perfil de Facebook...citando tu autoría por supuesto...
Si por ventura te manejas en esa red donde tengo dos perfiles...me encantaría tener allí tus opiniones tan necesarias en éstos tiempos de pandemia...que los que queremos siempre colaborar al bienestar de los más...no cesamos en agregar alguito...
Me encuentras en Face y en ambos espacios como MARTA ECCO.
Te he de agradecer infinito si un día encuentro tu pequeño aunque valioso artículo...ya que éstos tiempos azarosos han de prolongarse aun demasiado...
Cuídate ,que Dios te cuidará,seguro.
Muy afectuosamente...Marta.