Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

Premio Cabral de Literatura

Presentación Premios
Bases de concurso Envianos tu relato
 

Diana Isabel Pérez Montiel Participante en el I Premio Cabral de Literatura

 
Autor: Diana Isabel Pérez Montiel
08/04/2011
Relato a concurso en el I Premio Cabral de Literatura
VIDA DE AMOR

P

odemos vivir o estar en una casa humilde con falta de comodidades, pero con amor, la vida es grata, el amor es el mejor atenuante.

Podemos vivir en una mansión con todas las comodidades y beneficios pero sin amor, la vida es hiriente.

En una casa sin amor, todo es frio, a veces amargo. Donde hay amor todo es mas sabroso, un pan duro con café es una delicia cuando se comparte con amor, un almuerzo abundante y sustancioso que se cocino sin el fuego lento del amor hasta puede caer mal.  El amor con responsabilidad  y humildad hace que las cosas mas pequeñas e insignificantes se vuelvan grandes e importantes, yo vengo a entenderlo ahora, cuando aprendí a renunciar a todo lo material, buscando la comodidad no en un magnifico colchón o en un elegante mueble sino en mis propios huesos, donde ellos se acomodaran y donde hubiese calor humano, ese que te hace sentir que valió la pena vivir. Que si no lo teníamos todo, no importaba tenemos la sonrisa, la palabra de aliento, el chiste gracioso y no burlesco, la palabra sentida, el gesto afectuoso, sincero y el respeto. Estos son los preciados tesoros, a pesar que afuera y también adentro con los “huésped alienantes” nos llega información con mensajes diferentes u opuestos a los  que cultivamos, que van contra el amor, que es, lo verdaderamente importante.

Aunque  tardé mucho en apreciar esto, hoy día no me importa cuantos títulos académicos se tengan, si se le dan mas importancia que al hecho de una madre que yace anciana y enferma en una cama, que le provino más por la soledad que vivió mientras sus hijos e hijas se graduaban como profesionales en una universidad, no lo entendí entonces, aunque hice todo lo posible por estar a su lado la mayor del tiempo posible. Pero, ¿Qué me dejaron ambas? la universidad una metodología académica, una profesión, para enfrentar los retos de la vida y no para ser útil y servir con amor, y mi madre, todo su amor, toda su vida, todo su encanto, muchas alegrías, todo lo que ahora es para mi lo importante, la universidad nos separó, la tv nos desunió, pero el amor fue el que ganó luego, cuando finalmente quede convencida que es el gran tesoro.

Que triste dirán ustedes es tener dos títulos universitarios, y no tener nada material, ni una casa, ni un carro, ni joyas, y yo digo que feliz soy de haber entendido que la felicidad no esta en la cantidad de los bienes que se tenga sino en la magnanimidad de lo que se tiene, aunque sea poco. Comprendí que la vida solo hay que vivirla, despacio, sin apuro, saboreando lo que nos ofrece y buscando mejorar las condiciones de vida pero sin cambiar lo que el amor nos brinda, ese es el gran suceso, no lo que casi todo mundo suele hacer abandonar la calidez del espíritu por el frio del aire acondicionado, abandonar el beso de una madre y el abrazo de un padre por la tabla del pupitre condicionado, la escuela que te amolda a un esquema ajeno al del amor,  el saludo condicionado de los otros compañeros cuyas vidas están también condicionadas al cuadrado o rectángulo,  donde la vida se fragmenta en mil pedazos,  donde nos distraemos de ella, de la paz que nos brinda el contar con otros seres humanos y no solo con compañeros de clase.

Cuando mi madre murió, mucho tiempo después ,a mi ya nada me importaba, nada que no tuviera que ver con el amor, con el crecimiento espiritual, con vivir solo con lo necesario e indispensable y sobre todo, vivir procurando el encuentro con las otras personas, el acercamiento pacifico, altruista y filantrópico, que mi oficio fuera un medio de acercamiento mas que un señuelo de enriquecimiento material, ser un(a) dador(a) en todo lo que pudiese, entendiendo que lo primero y mas importante que todos necesitamos es la palabra amiga y benevolente, aunque a veces la palabra parezca fuerte no para agredir sino para rescatar lo que nos pudiera extraviar o sacarnos del camino del amor, aunque a veces callara meditando si era necesario ese palabra fuerte, esperar que me comprendieran o quizás mejor buscando comprender yo primero.

No baje la guardia nunca más en este aspecto, aunque muy pero muy pocas personas me entendieran, alguno(as) me miraban como extrañados pero eso no me hizo desistir, cada vez que tenía dudas, algún evento ocurría que me hacía reflexionar y retomar el camino, como si el amor instalado en mi corazón hiciera su propio trabajo.

No me quede atrapada en la muerte, no me quede a esperar que algún día por mi viniera porque eso es evidente, empecé a cultivar si un jardín de amor, de aprecio, de consideración con los otros y otras, nada me importó mas que eso, así lo entendí y entiendo ahora.

Y nada material me interesa, si eso me va a quitar la posibilidad del amor, no lo quiero. Todo problema sino está en presente, no es problema, entonces cuando me dicen que llegaré a mi vejez sin tener bienes de ningún tipo, cómo iba a enfrentar algo que es difícil sobre todo en un país donde llegar a viejo (a) es casi un delito, pero una cosa si tenía bien en claro, mi existencia en esta tierra se la había entregado a Dios padre, hijo y espíritu santo, por lo que no me atribulaba el fututo que no existe realmente. Muchos menos vivir en la expectativa creada de un mejor futuro, los supuestos son solo eso. Aunque exista la planificación, no tengo ningún plan preconcebido, solo actúo en presente, esa es la herencia que me dejaron mis padres, vivir el día a día, sin acumular y dando todo lo que podían. Así como llegaron al mundo desnudos así se fueron, no dejaron bienes pero si una enseñanza de vida.

El éxito y el amor no son compatibles en la sociedad actual, aunque todos sabemos que espera un padre y una madre de sus hijos(as), que lleguen a alcanzar sus metas, sean gente de bien, que no tengan problemas en sus vidas, sufren si ellos sufren y los defienden ante los demás así no tengan la razón y es que ese es el amor de padre y de madre, es el único amor incondicional. Pero el éxito en la sociedad que vivimos es igual a tener, casa, carro, prestigio, dinero, y todo aquello que nos hiciera  sentir cómodos, es un éxito medido más en cuantía que en otra cosa. Era además un éxito pagado a un alto precio, el tener que dejar solos a sus padres, a sus hijos e hijas, abuelos(as), o con otras personas para ir a trabajar, o a estudiar, sacrificando al mismo amor, por cumplir con un horario de trabajo, a veces a no hacer nada en un lugar donde prevalece el desamor, ningún lugar de trabajo coloca por encima al ser humano sino al trabajo regulado en serie, a la empresa y algunas veces a la organización, pero cuando se trabaja por y con amor la ganancia no es la regla sino la satisfacción de estar produciendo algo o de ser útil  a otros.

Pero es doloroso decirlo, todo proyecto que se tenga en la vida está signado por el modus social (político, económico) prevaleciente, que enmarca la vida de todos(as) y de acuerdo al mismo cada quien va construyendo su vida y muchos proyectan sus expectativas, que cuando no están en concordancia con este modelo es mucho pero mucho mas difícil lograrlo, porque si las condiciones no están dadas no será posible, de ahí que muchas personas se sienten frustradas por no poder lograr un sueño o una meta, por eso cuando nos dicen “no dejes que nadie te robe tu sueño”, hasta allí se puede lograr, hasta no dejar que lo roben pero de ahí a lograrlo, se encuentra un abismo, y es que los sueños son vendidos a veces al mejor postor, cuando una persona quiere ser escritora por ejemplo, y se dedica a escribir, luego debe buscar quien publique sus libros y ahí esta el quid del asunto, nadie quiere publicar los libros de un desconocido, por razones casi siempre de tipo económicas o ideológicas/políticas, es decir, en la mayoría de los casos tienes que ser complaciente con la manera de ver o en todo caso convencer a los que te van a editar el libro, igual sucede con los niños que poseen cualidades innatas que los diferencian del resto del grupo de niños(as) con quienes comparte, casi siempre para no decir que siempre, este niño o niña es ignorado, apartado, rechazado, etcétera por los adultos y los demás niños(as) haciendo que sienta despreciado,  si es que lograr comprender el por que lo rechazan, que llegue a aislarse el(a)  mismo(a), en la mayor parte de las veces.

Este(a) niño(a) cuando es adulto o es un frustrado o llega a desarrollar su talento pero a costa de ser un solitario(a); en cambio, en una sociedad donde los talentos son considerados un atributo positivo, este niño o niña es igualmente amado(a) y el mismo sistema permite que desarrolle sus potencialidades sin tener que pasar a ser un fenómeno. Otras veces sobre todo en países donde las oportunidades de educación son mínimas o aun en aquellos donde a pesar que hay oportunidades de educación gratuita para todos, pero es una educación de poca calidad, entonces ocurre lo mismo, niño(as) y jóvenes con un alto potencial creativo pero sin poder desarrollarlo debido a la forma como se desenvuelve la dinámica económica y social de ese país, el mundo creado por el ser humano.    

No es fácil observar esta situación porque no es evidente, cuando los mensajes que se reciben a diario hacen referencia a un mayor número de personas (matricula) que ingresa a la educación, una mayor incorporación de equipos de computación y acceso de un mayor número de población, cuando la información está constantemente inundando nuestra mente con mensajes a favor de un tipo de ideología, y no a favor de la vida misma, etcétera, nos encontramos en un laberinto sin salida, pero no lo sabemos o no podemos visualizarlo por la cantidad de información que nos distrae y se pasa el tiempo en una especie de somnolencia, porque la cantidad excesiva de información y distractores nos obnubilan. La sensación de bienestar que produce el que puedas satisfacer algunas necesidades básicas como la alimentación, el acceder a servicio de atención médica, el poder ingresar a una institución de educación, incuba una situación de conformismo que hace que nos olvidemos de otros asuntos primordiales que tienen que ver con otros aspectos distintos como son la seguridad física, el desarrollo de los talentos innatos, la calidad de la educación que se recibe, el aprendizaje y la producción de nuevos, útiles y positivos conocimientos, el uso adecuado de los recursos de todo tipo; es decir, no enfrentamos o mejor dicho llegamos a sentirnos como armando un rompecabezas sin saber de antemano la figura que va a salir, es complicado sobre todo porque los participantes tienen en su mente figuras diferentes además que juegan a no divulgarla completamente, o como dicen en el argot popular “no quiere que lo despellejen” si dice lo que realmente piensa o cree, aunque lo que realmente ocurre es que intervienen intereses particulares o personales al momento de asumir una posición de tipo política, apreciación que considero benevolente, porque a veces son aspectos verdaderamente tan bajos o perversos que mi imaginación y creo que también la suya lector o lectora, se queda corta. 

El amor lo supera todo, no hay enfermedad que ante el sobreviva, o por lo menos no te mata, porque el amor nos hace fuerte, nos inmuniza, y nos brinda la oportunidad de crecer sano y feliz, nos hace buenos también, nadie es capaz de odiar cuando se ama universalmente a todo ser vivo, respetas la vida de cada ser, no matarías sino solo para comer, por ningún otro motivo.

Las relaciones humanas, todas, son complejas porque no se actúa francamente, honestamente, o sanamente, pareciera que hacerlo es como ser débil de personalidad y cada quien quiere mostrar los dientes que tiene al(a) otro(a). Mostar benevolencia es como ser tonto(a), o bueno(a) pero no importante, alguien llega a serlo cuando ha obtenido y no importa de que manera, el éxito, tal como es considerado en la mayoría de las sociedades actuales, dinero, prestigio, poder, o lo opuesto, es decir, alguien que cayó en desgracia si perdió todo eso, pero fue alguien importante, no aquel o aquella que haya sido buena, sincera, amable, fiel, honesta, que terminan llamándolo santo o santa, pero no es importante para la sociedad, solo después que la persona muere, en algunos casos se solicita su beatificación.

Entonces pasa que todos queremos ser importantes, mas no santos, porque lo primero da un estatus social, comodidades, entre otras cosas, mientras que ser bueno(a) no, por el contrario casi siempre estas personas que no hay que negarlo existen y han existido aunque pocos, vivieron yo creo que todos en la penuria, porque por el mismo hecho de ser buenos(as) no tienen en su conciencia la acumulación de bienes o riquezas materiales.

Claro y no hay que negarlo a todos nos gusta las comodidades, el bienestar, el sentirnos seguros(as) ante daños, pero ocurre casi siempre que los santos son los que mayoritariamente luchan y hasta dan su vida por que ello ocurra, y quienes llegan a disfrutarlo son casi siempre los otros. Son casi siempre mártires de las luchas por el bienestar de todos.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: tu9hmJxWvg 12/12/2015
  Pefcert shot! Thanks for your post!  
  Autor: BIHrGj1QVM3V 09/12/2015
  This piece was a lijeeackft that saved me from drowning.  
  Autor: 7cj5F5QpUpwq 04/12/2015
  Aaaawww this vid is great, Amor Production are awesome. And what a lovley couple and wedding .they look amazing together! The End part just tops it all off (aawww!!!) when he carries her. =)  
  Autor: W9a0LdJ8y 11/10/2015
  A minute saved is a minute eaendr, and this saved hours!  
  Autor: VqL1roywAs 09/10/2015
  Your article was exlcelent and erudite.  
  Autor: 0QGZNTUpqHO 07/10/2015
  I found just what I was needed, and it was eneintatnirg!