Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

Premio Cabral de Literatura

Presentación Premios
Bases de concurso Envianos tu relato
 

Martín Bilbao Participante en el I Premio Cabral de Literatura

 
Autor: Martín Bilbao
18/05/2011
Relato a concurso en el I Premio Cabral de Literatura
LAS DOS CARAS

E

ran dos hermanas gemelas que habían nacido en un pequeño pueblo montañés, pueblo que miraba con fuerza a la montaña y de frente al bravío mar.

Su madre se llamaba Juana y su padre Juan y sus apellidos, Moneda.

Una de las niñas amaba al océano y la otra a la montaña.

En el primer año todo marchaba bien, sin embargo una terrible desgracia produjo el desmembramiento de la familia; las niñas fueron separadas. Una de ellas fue a vivir con unos parientes a un continente lejano y la otra niña a la parte opuesta del mundo, de tal manera que todos quedaron viviendo en tres continentes distintos.

Su padre antes de separarlas, le entregó a cada una como única herencia material, un pequeño anillo con una inscripción grabada en el reverso, donde figuraban sus nombres y su apellido. De manera que si algún día y más allá de la distancia, se encontraran, pudieran saber de su historia inicial y reconocerse en sus raíces. Por el bien de ellas mismas nada más convenía que supieran.

Pasó el tiempo y cada una aprendió a vivir con la realidad de cada lugar sin saber una de la otra y como su separación fue a tan temprana edad y la memoria para no olvidar sabe que si no es alimentada constantemente con respeto y amor, encierra en solitarios rincones a los frágiles  recuerdos para que, cuando sean convocados por una mano amiga y cariñosa, puedan renacer frescos y lozanos.

Ambas estudiaron carreras importantes y también desarrollaron grandes aptitudes artísticas.

En realidad llamaban la atención en sus comunidades, porque aprendieron y practicaron todo lo que estaba a su alcance y además lo hacían con gran maestría, sobresaliendo ampliamente sobre las mentes mejor dotadas, produciendo paulatinamente la admiración de toda la población.
 
Una usaba el cabello corto como un varón y de un color rubio subido, la otra mantenía su color natural y de un largo que le llegaba hasta la cintura. Sin embargo, era notorio el parecido físico de ambas, altura, contextura y hasta rasgos faciales, y como si ésto fuese poco, también compartían el mismo nombre, Juana.

Una de ellas, en su transcurrir filosófico-literario, había encarnado toda una postura en donde sostenía que la mentira era la esencia imprescindible para mantener en movimiento operacional a las relaciones humanas, y cuanto más complejas eran éstas, más necesidad había de su existencia.
 
Conferencias, tratados, debates, se desarrollaban en torno a esos conceptos y ella, reinaba soberana sobre ellos.

Muchísima gente seguía sus ideas y aquello que al principio había comenzado casi como un juego, ahora se asentaba firme como una realidad y lo más dramático resultaba que ella misma comenzó a creer en sus aseveraciones. La mentira era la verdad que la humanidad sostenía en lo más alto de su civilización para poder sobrevivir. ¡¡¡Que fantástica paradoja!!!

La otra joven, sin saber de aquélla y menos de sus ideas, había desarrollado tratados y estructuras filosóficas en donde la verdad era la esencia necesaria y primordial para lograr una sociedad justa material, mental y moralmente sana. Charlas, conferencias, libros y debates, eran parte de su trabajo diario; en él volcaba con afecto y firmeza sus mejores conceptos y las bondades de sus ideas. Los mejores pensadores y los mayores moralistas de todos los tiempos la justificaban. Sostenía que sólo la verdad salvaría y haría grande a la humanidad.

Fue inevitable que desde los dos extremos del mundo se fijaran en ellas y también fue inevitable intentar hacerlas encontrar para que se conozcan.

Por fin se preparó todo en un gran salón y se convocó como invitados a personas de notable popularidad y probada capacidad intelectual. Los organizadores decidieron hacer una transmisión televisiva masiva y en vivo.
 
Un hábil y responsable periodista preparó la increíble historia sobre las vidas de cada una de las jóvenes en una clara y concisa biografía.

Después de mucho investigar comprobó que ambas habían sido adoptadas, que no eran hijas biológicas de sus respectivas familias, que habían nacido en un mismo país y que prácticamente tenían la misma edad y que sus nombres verdaderos seguramente no eran los actuales.

Después de estas noticias y de ver el parecido físico de ambas, era fácil concluir que era muy posible que fueran hermanas.
 
Al fin, llegó el gran día.
 
En el medio del salón se había armado una escenografía imitando a una sala tipo living hogareño pero con dos entradas opuestas. La sobriedad de los adornos era la justa como para enmarcar el contenido, que eran las personas, sin distraer con formas y colores demasiado fuertes.

Una música suave invitaba a serenar los sentidos, mientras las luces incitaban a prestar atención en cada cambio de intensidad, casi desde la penumbra hasta llegar a la iluminación fuerte y sin sombras, dignas de un estudio de televisión.

Ambas puertas, la sur y la norte, se abrieron al mismo tiempo y por cada una de ellas comenzaron a avanzar las jóvenes mujeres.

Fueron recibidas por el periodista y presentadas una a la otra y al público en general. Era sorprendente ver el parecido físico de ambas a pesar de la diferencia de los estilos. Luego de algunas palabras, el presentador le pidió a la joven de cabello corto y rubio si fuese tan amable de ponerse una peluca del color y forma de la otra joven. Cuando así lo hizo, un murmullo de sorpresa inundó la sala. ¡Si estuvieran con igual vestimenta se las podría considerar idénticas!

La entrevista continúo bajo el cronograma que el periodista había preparado. Las preguntas  denotaban una gran inteligencia pero las respuestas derramaban simpatía, solvencia cultural y un despliegue arrollador de conocimientos y frescos conceptos. Daban respuesta a cada uno de los interrogantes presentados, soluciones prácticas y casi increíbles por lo contundentes y  sencillas, a los mas variados e intrincados problemas mundiales y filosóficos de todos los tiempos. 

Cada una de ellas se complementaba como si siempre hubiesen estado juntas y participado de estos eventos. Era un placer escucharlas y verlas, observarlas en sus más pequeños detalles, en la forma y en los tonos, en los conceptos, en las síntesis y en las conclusiones finales.

Todo el mundo aprendió valores nuevos, se rememoraron esencias antiguas pero renovadas con mejores formas. Todo fue una fiesta increíble y casi sin darse cuenta pasaron las tres horas de programa.

Poco a poco se fueron apagando las luces y las personas encantadas y con un gran entusiasmo, se retiraban manteniendo en sus rostros una sonrisa amable, la que brota de lo más profundo del alma cuando ésta encuentra paz y la promesa de un mañana con esperanza.

Al final todos creían que ambas jóvenes se habrían de pelear al defender cada una su postura. Sin embargo, para sorpresa general, cada una expuso sin discusiones ni estériles debates, sus mejores razones y así todos ganaron.

Las jóvenes asombradas del parecido y de las otras coincidencias, deciden seguir el encuentro en otro lugar y café de por medio se empiezan a contar sus vidas y sus preferencias.

Una, era gustosa del mar, amaba al océano y a su mundo, con increíble fuerza.
 
La otra en cambio, vibraba con pasión por la montaña.

Así una decía que era importante aprender a ver que las arrugas de la montaña son los causes pedregosos y secos de los arroyitos donde pasa el agua cuando llueve.

Se sorprendía por la imponente quietud y su paciente permanencia, por la enseñanza en la aceptación de su destino ante el paso del tiempo y la firmeza para soportarlo.

Su mansedumbre para albergar aún entre sus grietas a la vida en animalitos increíbles y en pequeñas y fuertes plantas, y todos sus invitados, los reptiles y las aves y el mundo intermedio entre ambas especies.

Su inocencia generosa cuando nos muestra en el recorrido de sus laderas hacia la cima o hacia su base, la variedad de la vida silvestre que puede albergar y que alimenta de día y de noche con sus fecundos pechos de piedra.

Sus senderos, sus ocultos refugios, su aridez, sus brisas, su abundancia.

El frío, lo templado y el calor. Sus abismos y sus descansos.  Sus magníficos miradores para observar poco a poco las alturas, las profundidades, las distancias, lo grande y lo pequeño y entonces, comparar y compararse.

Su casi eterna calma y también su furia cuando se acomoda en sus entrañas.

La invitación a quien la entiende a ser como ella, fuerte, generosa y justa pero también dura e implacable cuando cumple con su ley y su naturaleza.

Sorprendida la otra joven le dice de su coincidencia en los conceptos de sus gustos, aunque difieran en sus sustancias, entonces le define al mar de esta manera simple señalando como características su profundidad, su fuerza, su permanencia, su eterna movilidad, sus brisas, sus vientos, sus mareas, la serenidad en la calma y su ímpetu y su enojo aterrador en la furia de la tormenta.

Su generosidad en sus frutos y ser el útero fecundo de tanta y casi infinita vida guardada en sus abismos y en sus entrañas, matriz que es capaz de parir multiplicando la vida por millones en cada marea y en cada luna y en cada día y en cada murmullo y en sus arrullos y en el segundo justo de su tiempo perpetuo y luego… y luego, alimentar a toda esa vida con sus fecundos pechos de sal.

Su firmeza en cumplir su misión y su destino.

Su tolerancia a ser aprovechado en sus abiertas u ocultas riquezas.

Su sordera y su ceguera al pedido desesperado del ignorante aventurero que no entiende sus leyes.

Sus efímeros senderos, sus estelas pasajeras, sus eternos e indestructibles caminos prontos a ser recorridos pero imposibles de mantener.

A ser el límite pero nunca la frontera.

La invitación a quien lo entienda a ser como él, fuerte, generoso y justo, pero también duro e implacable cuando cumple con su ley y su naturaleza.

Sorprendidas ambas por tantas similitudes y también por las sutiles diferencias, deciden cada una explicar a la otra el porqué una defiende a la mentira y la otra a la verdad, siendo estas dos, aparentemente tan dispares y distantes en su existencia.

La mentira dice: no existe tanta diferencia entre tu verdad y mi mentira.

Yo he creado y sigo criando a Dios a mi imagen y semejanza y el hombre acepta gustoso esa realidad y aun cuando rompe las cadenas de la ignorancia y ve que es mentira, sigue jugando el juego indigno de la propia conveniencia.

Inventé el tiempo y como tengo todo el tiempo, también inventé la guerra.

Puse en la mente del hombre la idea de las fronteras y ellos me creyeron.

Inventé las religiones y les di su mejor cuerpo y mi mejor espíritu y el hombre las defiende diciendo que cada una de ellas es poseedora de la verdad.

Escribí la historia dictada por el vencedor.

Mostré al forastero como extranjero y primero lo discriminaron y luego, lo persiguieron.

Les hice creer que existen pobres y ricos.

Definí a lo hermoso y a lo feo a mi torcido gusto. Le di vida al torpe como listo y al listo como torpe según los talentos de ganancias atesoradas aún sin escrúpulos y además, les di premios.

Alimento las diferencias de las clases sociales. Soy amiga incondicional de la envidia, de la vanidad, de la soberbia.

Hago creer al culto que es culto cuando es soberbio y egoísta. Enfurezco al provisorio ignorante por su propia y ganada ignorancia.

Promuevo con mi existir a la injusticia y sobre todo a lo que de ello se desprende.

Cuando los humanos saben que todo lo dicho no es armonía ni amor y sin embargo lo disfrazan de lógica y perfecta razón para seguir robando del haber común los mejores talentos, me tranquilizo porque veo que no todo es mi culpa. También la verdad es responsable de la locura humana.

A la verdad le pregunta: ¿Por qué te muestras si no se te puede alcanzar?

Te toma el hombre en sus manos y te escapas por sus dedos.

Te ve el hombre en el horizonte y cuando cree alcanzarte das un paso adelante y te alejas.

La verdad dice:

Para lograr alcanzar a la verdad es necesario quitarle al camino la distancia.

A la verdad no se la busca, simplemente se la encuentra cuando la armonía reina en su ser.

La verdad habita en el hombre como en todas las cosas, pero descansa en su corazón.

Existen tantas realidades como seres existen pero una sola verdad, ésta es única y no cambia, sólo el hombre se transforma de ignorante en sabio cuando la comprende y la ama.

Te digo que es falsa toda filosofía, dogma o religión que no brinde en su contenido, la indomable libertad y la esperanza de vivir una vida mejor, con responsabilidad pero sin culpas y donde al final todo se resuma en orden, justicia y amor comunal.

La vida tiene claros y sombras. Si hoy sólo ves sombras, mañana seguro podrás ver luces. Construye hoy para mañana guardando en el corazón luz y calor y jamás te faltará el alimento para el alma.

Al final te diré que quiero seguir creyendo en lo bueno y en lo bello.

Quiero soñar con el amor, con el trabajo cotidiano, con los pájaros y las flores.

Quiero y prefiero, porque así lo elijo, vivir en la inocencia, no en la ignorancia, en la pureza y a pura ilusión pero con metas claras.

Elijo ser humilde y hasta pobre, pero no admito la miseria.

Quiero la poesía y la voluntad de la mujer-madre que desde una semilla es capaz de invertir 20 años de su vida para construir un hombre y en su entrega desinteresada no sabe,  porque no especula, que también se está construyendo a sí misma.

Entiendo y conozco la realidad como Sancho, pero quiero vivir con el honor y la esperanza del Quijote.

Comprendo a los pícaros que sobreviven sin reglas ni códigos, pero prefiero ser como el tonto, que perdiendo todos los días ante ellos, se agiganta ante los que cumplen con la Ley de Amor.

¿Qué galardón tiene ser vitoreado por los corruptos y avergonzarse antes los probos?

Ganaron materialmente los asesinos de Antulio, Sócrates, Juan, Jesús, Bruno, Servet y Padilla. Pero no pudieron detener a la filosofía, ni a la libertad, ni al Amor, ni a la ciencia, ni a la Justicia social. 
   
Al fin y para concluir te dejo esta reflexión. Las aves para volar alto o lejos no llevan con ellas pesos o cargas inútiles. Claro es entonces que quien quiera volar y elevarse deberá despojarse de las piedras del odio, la envidia, la calumnia y la indiferencia.
 
No es posible construir un mundo de luz, con oscuridad.

El sol empezaba a alumbrar lentamente anunciando un nuevo día, esto fue señal para que ambas jóvenes se dieran cuenta de lo tarde que se había hecho.

Cuando se toman de las manos para despedirse, anunciando así el beso y el abrazo cálido, observan que ambas tienen un anillo idéntico en sus manos.

Cada una le pide a la otra que se lo permita ver y entonces descubren una inscripción en su reverso.

En el anillo de la joven rubia decía: La mentira y la verdad son las dos caras de la misma moneda.

En el anillo de la otra decía: Tu apellido al igual que el de tu hermana, es Moneda. Encuéntrala y vivan juntas para siempre. Cada una deberá encontrar su nombre y cumplir su destino.

Se fueron de la mano muy juntitas y con ganas de seguir conversando.

Una le dice a la otra que la odia con todo su ser y la otra hermana le contesta que ella también la ama con toda la fuerza de su corazón.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Dic6HDl426 04/12/2015
  El passat dieevdrns vaig anar a sopar amb uns companys de professif3, eren uns 12. Pre8viament havedem negociat un menfa tancat de 20€ amb el que vam quedar mes que contents no nome9s x la quantitat sinf3 tambe9 per la qualitat de la cuina, de la presentacif3 dels plats i del tracte del personal.Ens van oferir tres entrants per compartir que xonsistia en:- amanida te8bia de formatge de cabra amb maduixes.- calamars a la romana ( super frescos).- timbal de baldana, plat tedpicament tortosed qe ens va encantar tant als que erem de Tortosa con a la gent que va venir de fora. Despres vam menjar un segon plat a elegir entre:- llenguado a la salsa se bolets.- confit d'e0nec.Tant els que vam menjar un plat comL'altre els vam trobar bonedssims! Finalment en lloc de fer postre vam pactar amb l'ama del restaurant si ens podien fer un pasteds i la veritat es que ens van acceptar la proposta i el pasteds estava bonedssim. Aquest menfa ens va costar 20€/ persona i ame9s tb incloefa: pa, cafe8s i infusions, vi de la casa, aigua i cava. Realment tot un luxe, vam quedar tant satisfets que aquest proper dissabte hi tornem x dinar. Pd: ens van situar una taula gran i quadrada que va fer possible que tots ens pogue9ssim veure i xerrar tranquil-lament, vam agrair-hoPq era un sopar de feina i ens va ser mes fe0cil la conversa. A me9s la taula estava dintre del reservat del restaurant que oferia un clima edntim ideal x parlar de feina! Tot un luxe! 100% recomanable!  
  Autor: marisol y marcelo de quilmes 03/04/2015
  Leimos tu cuento, te felicitamos y nos parecio tan interesante como las charlas que tuvimos en JAINKO bajo el algarrobo sentados en esa mesa tan especial.  
  Autor: claudia 06/03/2014
  Sé que tengo que volver a leerlo porque es de esos textos que enseñan algo nuevo en cada lectura. Me encantó.
Mis hijos se llaman Nehuen(mapuche) y Uriel(Hebreo). A uno le digo hijo de la tierra y la pachamama. Tranquilo, pausado, refelxivo. Al otro, hijo del cielo. inquieto, veloz como luz (el que todo lo aprovecha, dice su significado), caprichoso.Yo no elegí sus nombres.Vinieron con ellos. Como un anuncio de las dos caras de la moneda. Como el complemento perfecto de quienes aprenderán toda la vida el uno del otro.
Tanta diferencia asusta. Tanta coincidencia aún más.
Gracias Martín Bilbao por tan hermosa historia.
 
  Autor: Martin Bilbao 09/07/2013
  Gracias a todos los que han leido el cuento y también a los quehan contestado con tanta generosidad.
Hoy se cumplen 2 años de la desencarnación de Facundo Cabral, lo recuerdo en sus silencios y en sus canciones pero además en cada semilla sembrada en los surcos del alma humana.
"Pobres de los que creen que puede estar muerto cuando ahora en realidad es cuando está más vivo que nunca".
Martín Bilbao
 
  Autor: Jorge solovey 05/05/2012
  Y pensar que lo tenîamos escondido en wilde y es vecino; se la mata callado, que pillo.........!  
  Autor: Marilyn 15/10/2011
  Sencillamente hermoso!!! NO hay palabras que describan la inmensa sabiduria que hay en esas palabras, en eso ejemplos!! Gracias por compartir y aportar algo verdaderamente necesesario a este mundo que carece de muchas cosas!  
  Autor: orlando 06/10/2011
  Maravilloso..!!!! lleno de sabiduria, emula la teoria diaria, de que dos cargas de diferente tipo, se repelen...pero se necesitan para lograr, fuerza, luz y produccion...gracias  
  Autor: clisbey 15/09/2011
  guaooo cm si el anillo fuera de goma q se fuera estirando con el transcurrir del tiempo¡¡¡ pero me gusto mucho el cuento
 
  Autor: claudia 29/07/2011
  impresionante muy linda leccion para vivir mejor  
  Autor: JUANA 23/07/2011
  COMO TODO LO TUYO UN GRANDE DE VERDAD
ESTARAS POR SIEMPRE EN MI CORAZÓN
 
  Autor: claudia 14/07/2011
  es la primera vez que leo un cuento de este escritor, me gustó mucho, nos da una enseñanza muy enriquecedora, lo leí con mi niña de siete años y quedó encantada con la lectura. felicidades por este gran libro Martín  
  Autor: Francisco 12/07/2011
  Simplemente genial. Altamente enriquecedor e ilustrante.
Ojalá se convierta en inagotable tu fuente inspiradora
 
  Autor: .sara 05/06/2011
  Encuentro en este cuento aparentemente sencillo , un gran trato en cuanto a lo etico y lo moral el pretexto del tema nos va llevando en su recorrido por la dualidad del mundo de un modo particularmente personal en sus descripciones , al leerlo me compenetre totalmente en el tema, merito del autor, por su capacidad narrativa.Y el final esperanzador del triunfo del Amor o la verdad que son una misma cosa.  
  Autor: Carina 05/06/2011
  Querido Martín, viví paso a paso cada línea, encarné cada pensamiento y mis lágrimaa brotaron por tanto amor y tanta fuerza. Lo leí junto a Horatio. Eso fue bueno.
Seguramente en Ley, todo será.
Gracias.
 
  Autor: nancy 02/06/2011
  quiero dejar mis felicitaciones, al autor de este cuento, y agradecerle por el grato momento que vivi al leerlo en la web, espero publique mas cuentos.  
  Autor: ADRIANA 02/06/2011
  MARTIN SABES BIEN QUE SOY FERVIENTE FAN DE TUS ESCRITOS, ESTE COMO ALGUNOS OTROS QUE ESCUCHE CON MUCHA ATENCION ME GUSTO MUCHO
ESTE EN ESPECIAL,MUESTRA UNA DUALIDAD DIGNA DE PENSAR.QUE TENGAS MUCHA SUERTE!!!!!
 
  Autor: Mariel 02/06/2011
  Cuanta sabiburía se esconde en las palabras, en el relato que creaste.
Esa mezcla de historia atractiva y de alta filosofía para quienes sepan leer con el alma.
Saludos desde Buenos Aires - Argentina
 
  Autor: Gonzalo 02/06/2011
  Sr. Martin Bilbao encuentro su cuento fascinante, un mimo al alma que nos ayuda a reflexionar sobre estos 2 extremos que son la verdad y la mentira que terminan complementandose entre si y formando una armonia entre ambas. Felicictaciones! y exitos.  
  Autor: liliana 02/06/2011
  para pensar....hermoso  
  Autor: Norma Mónaco 02/06/2011
  Admiro tu forma de decir. Sentí al leer tu cuento, la fuerza de la montaña y la inmensidad del mar y pude palpar la verdad y la mentira gracias a tu exacta descripción. Bellísimo!
Sé de tu profunda admiración por Facundo Cabral, por eso puedo adivinar la emoción que sentirás al ver tu cuento plasmado en esta página.
No te detengas nunca Martín, nunca!
 
  Autor: Celeste 02/06/2011
  Es uno de los mejores cuentos que lei en mi vida. Que sensibilidad e inteligencia para escribir. Me emociona! ADELANTE MARTIN!!! ;)