Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
15/02/2017
ESCAPA DE LOS QUE COMPRAN....

H

ay máximas, frases lapidarias que se quedan como estigma para el mundo. Es el caso del maestro Facundo Cabral que, para su fortuna y nuestro disfrute, a diario nos regalaba lecciones que tanto tienen que ver con la vida.

La filosofía de Cabral es inmensa, sus lecciones, interminables, razón por la que iremos analizando su vida y su obra para tomar lección. ¿De quién tenemos que aprender sino de los que saben? Nos decía el maestro una frase que lo compendiaba todo; si todas sus máximas son sustanciosas, la que ahora reproduzco es de una autenticidad clamorosa.


He aquí una máxima de Cabral, todo un lujo para el mundo

Decía Cabral: ESCAPA DE LOS QUE COMPRAN LO QUE NECESITAN, CON DINERO QUE NO TIENEN PARA AGRADAR A GENTE QUE NO MERECE LA PENA.

¿Cabe desdicha más grande cuando uno se siente incitado para comprar lo que no necesita? En el fondo, analizado, no deja de ser una enfermedad, por tanto, los que así actúan ya son dignos de lástima. Claro que, el asunto se agrava cuando se compra sin tener dinero para poder pagar. ¿Qué hacer entonces? Sin duda, recurrir a un préstamo, es decir, agravar el problema abocándonos en un auténtico suicidio. Y todo aquello que se ha comprado si se hace para que lo vean los demás, la desdicha ya está servida por completo. ¿Cómo hacer estupideces para los demás si éstos no valen la pena? Claro que, la primera estupidez es nuestra; no somos coherentes en todo aquello que hacemos y sin pretenderlo nos hemos metido en un callejón sin salida.

Pensar, amigos, que en una sola frase se resumen todos los problemas de la sociedad en que vivimos, eso es magnánimo. Es cuestión de estar atentos a la vida. No podemos desperdiciar el gran tesoro que tenemos como es la propia vida llena de sabiduría y encanto. Si luego, como nos diría Cabral, la desperdiciamos en banalidades, estamos optando a la desdicha más grande del universo. Hagamos caso a los sabios, es decir, a los que han vivido y nos han dictado lecciones maravillosas por aquello de las sensaciones que otros han vivido. Por eso Diógenes se confesaba feliz, porque decía que en el mercado había miles de cosas que él no necesitaba. Y si Diógenes que era sabio despreciaba todo aquello que le ofrecían, ¿qué debemos de hacer nosotros pobres mortales y pecadores?

Es cierto que la cruel sociedad en que vivimos nos “invita” para que compremos todo lo que no necesitamos, por eso se inventaron las fiestas adecuadas para que todo el mundo conmemore la estupidez señalada por los grandes centros comerciales. La grandeza no es otra que despreciar dichas festividades, no entrar en el macabro juego que es y representa ser prisionero de los demás.

Al final, la cuestión no es otra que no tenemos libertad; es decir, no la aplicamos, no la elegimos y nos dejamos llevar por corrientes mortecinas que nos abocan al mar de la incertidumbre y desdicha en todos los sentidos. Y, lo que es peor, a vivir prisioneros de todo aquello que no nos hace falta pero que, como los centros comerciales se han empeñado, nosotros lo compramos sin hacernos falta para luego, como mal mayor, engrandecemos sus arcas y, lo peor es que luego nos preguntamos el por qué. 

Si nos analizáramos todos con la debida frialdad muy pronto comprenderíamos que, si amamos al dinero a lo sumo llegaremos a un banco, nada más trivial y estúpido, pero si amamos a la vida, con toda seguridad llegaremos a Dios.

Lo peor de la vida es que la publicidad nos atosiga, nos acosa; la solución está en saber discernir, en sabernos defender de tanto maleficio del que son autores los demás, esencialmente, los grandes centros comerciales, los que quieren que vivimos a su antojo, siempre, como dije, para engrandecer sus arcas sin importarles nada ni nadie.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso