Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
09/01/2018
PEREGRINAR

E

n este peregrinar que es la vida uno no tiene otra opción que darle gracias a la misma porque, a medida que uno va cumpliendo años y disfrutando de la experiencia adquirida que, a fin de cuentas es el único bagaje importante dentro de cada ser humano.

La pena, como se comprende, no es otra que comprobar que cuanto has aprendido te ha llegado ya en los postreros años de tu existencia; ley de vida, no queda otra opción. Lo que si estamos obligados es a disfrutar de dicha aprendizaje para trasmitirlo a los demás, fundamentalmente a nuestros hijos que, en el envite les estamos entregando un tesoro inmaculado.

Recordemos que, muchas gentes, al respecto del legado para con los hijos les quieren dejar como herencia bienes materiales que, en un gran porcentaje son la causa del desamor entre las familias. Entiendo, por todo lo que he vivido que, la mejor heredad que les podemos dejar a los nuestros debe ser la enseñanza de un modo de vida pletórico para que, en el devenir de los tiempos entiendan el gran regalo que les hicimos.

Lo digo porque lo material todo es efímero, por tanto, con fecha de caducidad, pero si a tus hijos les enseñas la bondad, el amor, la amistad, el respeto y todas las normas bellas que adornan la vida, será entonces cuando pasado el tiempo nos lo agradecerán. ¡Qué grande eran mis padres por lo mucho que nos enseñaron!

Esa sería la afirmación rotunda de cualquier hijo al recordar a sus progenitores.Seamos sinceros y entendamos que nos dejamos llevar por cualquier canto de sirena que nos regale el oído. Acto banal que no tiene sentido alguno y, lo que es peor, que más tarde lo pagamos caro. Al respecto, he conocido a demasiados “profetas” que, con la palabra han destruido al mundo y, a su vez, han aniquilado la voluntad de muchos seres humanos.

No nos dejemos llevar por las corrientes más caudalosas en las que parece que vamos flotando; en la vida nada es gratuito y, el que así lo piense porque quizás así se lo han contado vive equivocado. No hay peor error que no aceptar la verdad que, por mucho que nos duela siempre será la que nos llevará al lugar que nos corresponde.

Siempre dijimos aquel axioma en el que recordábamos aquello de, tu verdad, mi verdad y, por encima de todo, LA VERDAD, así con mayúsculas que, en definitiva es la única que vale. Hacemos juicios de valor por nuestra cuenta y riesgo; apenas nos paramos a pensar en los demás, de ahí que, en ocasiones las críticas que lanzamos son siempre despiadadas.

Criticamos a los demás pero somos incapaces de mirarnos nosotros frente al espejo que, rotundamente nos recuerda nuestras miserias. O sea que, pretendemos arreglar la vida de los demás cuando la nuestra camina hacia la deriva.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso