Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
26/02/2018
LA MENTIRA

S

egún funciona nuestra sociedad actual, si la mentira fuera delito no habría bastantes cárceles en el mundo para encerrar a todos los mentirosos que, de la mentira hacen un modo de vida para beneficio propio y, lógicamente, en detrimento de sus semejantes.

Convengamos que la mentira no es solamente un trastorno psicológico que, aparentemente, hasta podría tener solución; la cosa es mucho más grave porque la mentira es el camino que los cobardes utilizan para beneficio propio sin reparar en los demás y, lo que es peor, en el daño que han hecho. Recordemos que, sin la mentira el mundo sería perfecto pero, lamentablemente, ese parte de la sociedad que basan su vida en la mentira son los que destrozan al mundo.

Se miente en el trabajo, en la política, en la familia, en el amor, en los negocios; todo el mundo quiere sacar provecho de la mentira; cuando digo todo el mundo me refiero a ese segmento de gentes que, carente de otras bondades, creen que mediante la mentira conseguirán sus propósitos que, aparentemente así sucede, con la salvedad de que, a Dios gracias, la mentira suele tener las piernas muy cortas y, como dice el refrán, se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

Hemos visto con ojos de estupor lo que es la mentira en política; en realidad, en ese aspecto la vemos a diario, pero ha sido con motivo de la hecatombe catalana cuando la mentira ha tomado más fuerza que nunca. Ellos, los aberrantes políticos catalanes han mentido y, lo que es peor, lo han hecho antes y después. Dijeron que proclamaban la república catalana y, más tarde, ante el devenir de los hechos, cuando la justicia les sentó delante de un juez todos, sin distinción, dijeron que era broma. O sea que, se retractaron de su mentira o la dijeron en aquel momento; pero lo que quedó claro es que, su mundo es la mentira, en engaño, el fraude….salvo que se vean acorralados y de forma cobarde se retracten de todo aquello que han dicho. Hijos de muchos padres son todos aquellos que no han tenido ni siquiera valor para mantener y sostener lo que ellos decían que era su verdad que, en definitiva, todo ha sido una gran mentira.

La mentira más dramática sin duda que quepa es la que vive entre las familias cuando, por ejemplo, los hijos les mienten a sus padres con la finalidad de, mediante en engaño, creer que son felices; todo lo contrario porque, como antes dije, la mentira, antes o después sale a la luz y, el desencanto es de un dramatismo que asusta. Aquello de que unos padres se hayan visto ninguneados por sus hijos mediante la falacia que supone una mentira, el drama lo tenemos servido.

Y no quiero pensar en las consecuencias que tiene la mentira en el amor, algo dantesco puesto que, en la soledad de la alcoba, mientras el hombre acaricia los muslos de la mujer, le susurra al oído todo su amor en el éxtasis de la pasión sexual y, más tarde si te he visto no me acuerdo; acción tan punible para el hombre como para la mujer. He visto mucha gente morir de amor, cosa muy lógica porque si la mentira siempre es dañina, mentir en el amor es de una gravedad sin límites porque estamos jugando con los sentimientos del ser humano; es decir, cuando desde el corazón entregamos a la persona amada lo mejor de nuestro ser, nuestro bendito amor. Por ello, comprobar más tarde que todo ha sido una patraña, la desdicha suele ser horrible y, lo que es más grave, con secuelas de por vida, si antes no se ha llegado a la muerte.

Como dijo el sabio, la mentira es la forma más cobarde por no querer afrontar la vida; en realidad, como dicen los estudios al respecto de esta patraña, la mentira es una enfermedad que, muchas veces no tiene tratamiento porque, al respecto, es como el alcohólico que, si no es capaz de reconocer que lo es nada se puede hacer por él. Librémonos, por tanto, de los mentirosos; huyamos despavoridos ante el menor resquicio que nos haga sospechar que detrás de una palabra amable puede anidar la mentira que, desde siempre, tanto daño le ha hecho al mundo.

Y lo más triste de la cuestión es que, todos, sin distinción, hemos sido el blanco perfecto ante los mentirosos; en los negocios, en la familia, en el amor, en la política; como dije, en la vida todo está rociado de mentiras y, lo que es peor, de mentirosos que sin importarles el cruel daño que le hacen a sus semejantes, siguen empecinados en su maldad. Lo dicho, si la mentira fuera delito habría que construir miles de cárceles más puesto que, las que tenemos en la actualidad se abarrotarían en tres segundos.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso