Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
29/05/2018
MARÍA DOLORES PRADERA: ¿Sabes de qué tengo ganas?

A

yer dejó de existir, es decir, entró en la eternidad la gran dama de la canción en su más pura acepción; hablamos de María Dolores Pradera, la actriz y cantora más longeva que ha tenido España. La Pradera, como se le denominaba, estuvo a la altura de la gran Chavela Vargas en cuanto a edad se refiere y, sin duda, en lo que al arte concierne.


María Dolores Pradera, la gran señora de la canción

Estamos hablando de un ser excepcional como lo fue María Dolores Pradera que estuvo en los escenarios hasta los noventa años; es decir, más de setenta años cantando y con noventa y tres de existencia.

Todos hemos pontificado las canciones de esta ilustre dama que nació en Madrid, pero pocos recuerdan que se trataba de una gran actriz del teatro y el celuloide que, un día de la vida allá por los años sesenta del pasado siglo, decidió ser cantora y, como todo lo hacía bien, triunfó como nadie lo había logrado. Pensar, como digo, que hasta hace tres años todavía se le reclamaba en los escenarios, eso daba la media de su grandeza.

Quiénes peinamos alguna que otra cana hemos conocido decenas de cantantes y cantores que, en realidad, fueron flor de un día; personajes que triunfaron por una canción y luego se apagaron cual vela sin cera. No era el caso de esta ilustre dama que, repito, estuvo más de setenta años sobre los escenarios del mundo, tanto en España como en cualquier país de Europa y América.

Era, ante todo, la gran señora de la canción, justamente la que le dio chance y categoría –si es que todavía necesitaba más- al irrepetible José Alfredo Jiménez puesto que, sus canciones, en la voz de María Dolores Pradera alcanzaron el rango de obras de arte.

Premios, como distinciones, los tuvo todos. No podía ser de otro modo. Nadie puede estar más de setenta años sobre los escenarios si dentro no lleva un artista, un ángel, un mensaje que decir y una forma de orar porque, en realidad, la forma de cantar de María Dolores Pradera era otra forma de orar, una manera de estar más cerca de Dios.


La irrepetible María Dolores Pradera

Recordemos que las melodías que interpretaba esta singular dama nos transportaban al paraíso puesto que, su canto al amor, como su arraigo hacia el desamor, de cualquier manera, su forma de interpretar nos daba paz. ¿Cabe dicha mayor? Que alguien, encima de un escenario sea capaz de darnos paz, el logro no puede ser mayor. Y eso y mucho más lograba a diario María Dolores Pradera.

Como diría Facundo Cabral, mueren todos, menos los cantores y ese es el caso de esta dama irrepetible que, aunque ya no tendremos jamás su presencia física, nos quedan sus canciones que, a partir de ahora, sus discos se seguirán vendiendo con más ardor que nunca; unos porque la conocimos, otros porque la recordarán y, los más, porque querrán saber de una dama muy especial que fue capaz de consagrar su vida por las canciones.

Su cuerpo se marchó para la eternidad, pero ella seguirá cantando por siempre, razón por la que vivirá eternamente dentro de nuestros corazones.  ¿Sabes de qué tengo ganas? Seguro que siempre lo supiste.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso