Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
06/07/2018
UN PELIGRO LLAMADO INTERNET

L

a más latente actualidad al respecto de Internet y sus consecuencias, lamentablemente, se llama Patricia Aguilar, la joven que secuestró un hijo de puta de los que pululan por la red con la finalidad de hacer todo el daño del mundo.

El maravilloso mundo de Internet con sus redes sociales, algo que pontificamos a diario pero, pocos son los que se paran a pensar en las fatales consecuencias que dichas redes pueden tener de no administrarse adecuadamente.

Internet es el invento del siglo, del que vivimos y todos cuantos han transcurrido, negar esa obviedad sería toda una falacia. Pero debemos de hacernos cargo de la situación y comprender que, con lo bueno que dichas redes nos aportan, en el mismo “paquete” se incluyen las peores maldades que cualquiera pudiera imaginar.

Es ahí, en el anonimato de Internet donde miles de mal nacidos se aferran para hacer todo el daño posible porque, para desdicha de la sociedad en que vivimos, malvados los hay por todas las esquinas. Y, en el citado medio, con la cobardía que lleva implícita, ello es el caldo de cultivo para todos los delincuentes más peligrosos porque, la red, en su anonimato, les permite hacer todo el daño del mundo y, para colmo, de forma ruin, apestosa, cobarde y criminal.

Patricia Aguilar ha estado más de un año secuestrada por un grupo de asesinos que se la llevaron a Perú engañada; pobrecita, y lo digo con pesar porque la infeliz, víctima de esas malditas redes sociales, creyó a un criminal que le decía las frases más bellas del mundo. Su inocencia le llevó hasta el abismo y, como digo, es noticia en todos los diarios porque gracias a las gestiones de su familia Patricia será liberada y regresará a España. Eso sí, ¿a qué precio? Esa será la maldita pregunta que tendrá que responder su bendita familia que ha luchado sin denuedo por recuperar al ser amado, caso de Patricia Aguilar.

Internet ya está en manos de los niños; vamos que, pequeñines con seis años o poco más, ya son dueños de Internet mediante el dispositivo telefónico. Y digo yo, ¿quién controla las acciones de los niños cuando tienen un teléfono entre sus manos? Y, lo que es peor, ellos ya saben del manejo de dicho artilugio con más celeridad que cualquier persona adulta. Y justamente, para ese público infantil o adolescente, es donde “trabajan” miles de criminales que, sabedores de la clientela fácil que tienen, no dudan un instante en ofrecer los mejores servicios de sexo, juegos, drogas y, como en el caso de Patricia, palabras bonitas para llevarla al secuestro.

Cuando comprobamos que, cientos de miles niños entre doce y quince años ya están enganchados al juego, las drogas y la prostitución por culpa de las redes sociales y de los instrumentos con los que se acercan a las mismas, no queda otra opción que ponernos a llorar. ¿Existe una solución mejor? Sí, que hubiera concienciación colectiva de todos los padres y que no permitieran, por nada del mundo, que un niño, hasta que no cumpla la mayoría de edad pudiera manejar un teléfono; pero con la excusa del teléfono, por ahí viene todo lo demás que sin duda nos llevará hasta el abismo, algo que no es muy difícil de pronosticar.

¡Viva el progreso! Hemos gritado muchas veces, en ocasiones, hasta en voz alta para ser escuchados por el mundo. Pero dentro de ese progreso maravilloso queda implícito un halo de maldad que nada ni nadie podrá evitar y, lo que es peor, erradicar. Tengamos mucho cuidado con los pasos que damos y, de forma muy especial, con lo que hacen nuestros hijos que, sin duda, por ahí vendrá la hecatombe.

Los mayores, para nuestra fortuna, todavía tenemos capacidad para decidir y, sin duda alguna, para discernir entre el bien y el mal, pese a que todavía, en muchas ocasiones, caemos en la trampa pero, ¿qué será de nuestros hijos y nietos?

Como digo, el peligro acecha a diario y, lo que es peor, que nadie tiene la solución para el problema puesto que, el tema de Internet ha degenerado tanto y tan rápido que, en la actualidad, es como un río caudaloso que se ha desbordado y que nadie puede parar.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso