Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
21/11/2018
MISERABLES

N

os sobrecogemos a diario cuando vemos por TV las imágenes del éxodo masivo de seres humanos que huyen despavoridos desde México, Guatemala o Venezuela pero, al final, todo queda en una mera anécdota para nuestras retinas. El asunto es de mucha profundidad y debemos de razonar al respecto.


Mendigos con el solo cariño de sus perros

El tema, como digo, visto desde lejos parece que no nos afecta, que no va con nosotros cuando, la realidad, como se sabe, siempre supera a la ficción si al éxodo comentado lo entendemos como ficción por aquello de que está sucediendo muy lejos de nosotros.La miseria existe en todas las partes del mundo y, España no es una excepción y, lo más grave de todo, lo más sangrante de la cuestión es que nuestros dirigentes pierden el tiempo en asuntos triviales que no le interesan a nadie mientras que, los seres humanos deambulan a su suerte sin que nadie repare en ellos salvo la gloriosa institución de la Iglesia la que conocemos como Cáritas.

Yo he visto, sin que tenga que contármelo nadie, como duermen ocho personas en una pequeña habitación en colchones raídos por el tiempo y dejados en el suelo. Son seres humanos, como usted, como yo, como cualquiera que sea hijo de Dios que, a su vez, somos todos.


La miseria humana nos la encontramos en las calles

La gravedad de todo lo dicho es que somos insensibles al dolor de los demás. Para colmo, como dislate mayor, veo a personas que lo tienen todo y se autoproclaman como pobres. La necedad por parte de algunos no tiene paragón; es terrible lo que digo, pero de una certeza que asusta; primero por los que se quejan sin sentido y, en segundo lugar, por los que sufren la miseria con que la vida les azota. Posiblemente, en mi caso quizás entienda mejor a los miserables por aquello de haber vivido en la miseria que, como se demuestra, Dios no me privó de nada, ni siquiera de haber estado en los bajos fondos de la sociedad para comprender mejor que nadie al ser humano miserable y desvalido.


Se parece a Pedro Sánchez, pero seguro que no miente

Es cierto que nuestro Gobierno tiene una política equivocada porque, en primer lugar se jactan de recibir a todos los emigrantes que hasta aquí han llegado para, más tarde, dejarles a todos a la buena de Dios, es decir, que se pudran con su maldita suerte. Es una realidad que la palpo a diario, no me lo ha contado nadie, de ahí mi énfasis en el asunto que me parece terrible, dantesco y, lo que es peor, irremediable. Como decía, Cáritas hace lo que puede que, sin ser todo, es mucho; cuando menos, la institución hace más por los pobres que el propio Gobierno puesto que, mientras éste mira hacia otro lado, Cáritas mitiga el frío y el hambre de estos miserables que han venido desde allende.

Ser pobre y miserable es un castigo de la vida hacia millones de personas que, sin lugar a dudas, nadie ha querido esa suerte; pero es mucho más grave que la sociedad hagamos oídos sordos ante lo que supone ese grito desgarrador de miles de personas que piden justicia a modo de pan. Todos, como a mí me sucediera, deberíamos de haber pasado por el trance de no tener nada, de vivir en la desesperación, todo ello, hasta lograr el bienestar que ahora nos complace. Si así fuera, con toda seguridad que nacería del fondo de nuestro ser la solidaridad hacia los demás.


Mendigos en tropel

Cuidado, no pretendo complacer a golfos ni maleantes, pero sí respetar y ayudar a los que en verdad no tienen nada. “Venga usted y verá donde vivimos” Me dijeron unas personas días pasados y, quedé petrificado. Como antes decía, ocho personas duermen en una ridícula habitación en el mismo suelo sin calefacción ni condiciones mínimas que defiendan la dignidad del ser humano.

Claro que, para mayor desdicha, no solo de pan vive el hombre; las personas aludidas, como todo ser viviente, tienen que pagar un alquiler, un recibo de agua, luz, basura; gastos de todo tipo como los tenemos usted y yo, en menor cuantía, pero de idéntica realidad. Cáritas, como dije, les mitiga el hambre y el frío pero todo lo que conlleva una vivienda, para ello no se alcanza. ¿Qué hacer? Buena pregunta para ser contestada, ¿verdad? Como decía, es el mismo Gobierno el que debería de ponerle fin a esta macabra situación y, como sabemos, desde la altas esferas del poder se dilapidan cientos, miles de millones de euros en banalidades sin sentido mientras que, los que pregonan justicia y equidad para todos, ellos viven como reyes y, como decía, se gastan el dinero en baladronadas viendo como seres humanos no tiene ni siquiera para comer. Posiblemente, el ciudadano normal y corriente como usted y como yo, al ver la inoperancia de nuestros dirigentes, a cualquiera se le esfuma el sentido solidario para con los demás.


Así deberían verse muchos políticos para que entendieran la vida

Como dije, yo supe lo que era la miseria en su más pura acepción pero, para mi suerte, soy español y en España, a base de esfuerzo y tenacidad supe salir a flote; nadie me regaló nada, pero no era inmigrante que, sin duda alguna, es la peor desdicha que pueda caerle encima a un ser humano hijo de Dios.

Termino como empezaba, no hace falta que nos muestren por TV el éxodo miserable de cientos de miles de ser humanos que, huyendo de la pobreza, los más afortunados, muchos de ellos han llegado a España para encontrarse con la más cruel realidad, la desdicha al más alto nivel; huyeron de las llamas, pero lo que no sospechaban es que aquí les esperaba un incendio que nadie podrá apagar.

Para colmo, para que la desdicha sea todavía mayor, algunos hijos de puta que se dedican a la política, los que antes decía que viven como reyes, a diario denigran a la Iglesia católica, incluso se jactan de su ateísmo y, en su maldad, que la tienen en grado sumo, hasta son incapaces de comprender que, gracias a la Iglesia y a su filial de Cáritas, cientos de miles de personas en España mitigan el hambre y el frío gracias a dicha institución. Y luego nos quieren dar lecciones en el púlpito del Congreso de los diputados donde, además de políticos, es donde mayor basura humana existe, la prueba no es otra que todo lo que allí se dicen unos contra otros y, mientras tanto, millones de seres humanos no tienen lo más elemental para vivir.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso