Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
09/07/2019
HOY, NUEVE DE JULIO

T

al día como hoy y han pasado ya ocho años, parece que todavía escuchamos el sonido de la balacera criminal que acabó con la vida de Facundo Cabral, sin duda, el cantor más grande de Hispanoamérica que, más que cantor era un artista consumado en todos los órdenes.

Como digo, a Cabral se le conocía como cantor, algo muy lógico, pero dentro de aquel ser humano anidaba un artista consumado en todas las facetas del arte.

Como vemos, pasado el tiempo y gozando de su inmortalidad, Facundo Cabral sigue vivo entre nosotros porque los que le amamos, para nosotros, Cabral siempre estará vivo; pero es algo muy lógico y normal porque como él confesaba, nada más mueren que los seres que no son recordados jamás por nadie. Por ello, Cabral, recordado por millones de personas por el mundo sigue tan vivo como siempre en el corazón de los que le amamos.


Portada del libro en el que inmortalizamos al maestro

Facundo Cabral, al más puro estilo del Cid Campeador, después de muerto sigue ganando batallas porque, tras muchos intentos fallidos por aquello de querer inmortalizarle en el celuloide, por fin, desde Cali, recibimos la grata noticia del rodaje de su película, CAMINO DE LIBERTAD. Es sorprendente, yo diría que alentador que, un proyecto que incluso estuvo en las manos de Facundo y que por miles de razones, nunca se pudo concretar, que ahora se lleve a cabo es una satisfacción inmensa para todos cuantos fuimos admiradores del maestro y, en nuestro caso, amigos del alma.

Pasado el tiempo y ver tantas cosas al respecto del maestro, es ahora cuando podemos certificar que, la grandeza de Cabral era tanta que, sin que él lo supiera, hasta cosechó enemigos que, en vida, claro está, le adulaban a diario pero que, tras su muerte sacaron todo el odio del mundo para, entre otros muchos delitos, lograr que se retiraran de YouTube los miles de videos que se habían editado para inmortalizar al maestro, muchísimos de ellos los hicimos nosotros que, para nuestra dicha, cada vez que Cabral los veía, emocionado, a diario, nos daba las gracias. Facundo Cabral siempre nos decía: “Ustedes, amigos, desde España serán siempre mis mejores antólogos”


El cartel anunciador de la última actuación de Cabral en España

Y lo fuimos, es más, seguimos siéndolo pese a tantos mal nacidos como se cruzaron en nuestro camino, hasta el punto de retirar, como dije, todos los videos que teníamos del maestro, justamente, los que él tanto ponderaba y amaba. Muy lejos queda aquel axioma del maestro cuando nos decía, las cosas son del que las ama, por ello, si ustedes aman todo lo mío, es de ustedes.

Cabral murió de forma injusta, criminal, sin culpa alguna; como nosotros que, repito, nos quitaron todas nuestras ilusiones el día que desaparecieron los miles de videos que teníamos editados, sencillamente, los que hacían honor al cantor más grande de Hispanoamérica.

Tanto Facundo como nosotros hemos sufrido mucho; a él, lamentablemente, le costó la vida mientras que, a nosotros, nos costó perder todas las ilusiones ante lo que era nuestra obra. Claro que, al final, si hay un Dios que hace justicia, tanto a los asesinos de Cabral como a los que nos robaron nuestras ilusiones al quitar los videos aludidos, ojalá paguen con creces todo el daño que han hecho; algunos de ellos ya me consta que lo está pagando. Dios no se queda con nada de nadie.


El glorioso e irrepetible Facundo Cabral

Como explico, nos robaron los videos en los que se inmortalizaba las canciones del maestro, sus oraciones, sus chanzas, sus poemas, sus pensamientos filosóficos que tanto ayudaron al mundo. Pero lo que nadie nos robará serán nuestras ilusiones para seguir recordando a un ser humano que fue grande entre los grandes.

Al rememorar la figura de Facundo, pasados los años, todavía le atribuyo más grandeza de la que en realidad tenía puesto que, su hacer en aras de la sociedad, del mundo en que vivía, era tan importante como el aire que respiramos.

Gracias a Facundo Cabral, los malos, como él les denominaba a los que no iban por el sendero, a muchos les conquistó como si fuera el mesías que todos esperábamos. Un gran segmento de la población entendió su mensaje a la perfección, aunque le quedó alguno sin conquistar, pero aquello de que si los malos supieran qué buen negocio ser bueno, serían buenos aunque fuera por negocio, la metáfora le salió genial y, además, constructiva.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso